A inicios de este año se evidenció la enfermedad que ataca a los cultivos de papa.

Leona blanca, chola, semichola, la chaucha, la negra; son algunas de las variedades de papas que existe en los diferentes mercados; un producto que al inicio del año se ha visto afectado con la plaga de la punta morada; un factor que elevó el precio y según los comerciantes se mantiene.

El precio se mantiene, cerca de un año no ha cambiado, indicó Rocío. En el Mercado Cerrado por ejemplo un quintal de la súper chola gruesa está a 25 dólares y la blanca gruesa a 30 dólares, los vendedores a este centro de expendio traen del Mercado Mayorista, es por eso que incrementa más su valor, puesto que deben cubrir al cargador tanto de subida y bajada; asimismo la carrera, pero a decir de la comerciante la ganancia es mínima.  

En cambio, la arroba de papa está a 8 dólares, el quintal tiene cuatro que da un total de 32 dólares, a esto añade el informalismo que es un factor que les perjudica en sus ventas.  

Este tipo de agricultura se caracteriza por tener pequeños productores, por eso que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) realiza la transferencia de tecnología para poder abordar ciertos problemas que tiene cada uno de los cultivos, este año la plaga de la punta morada afectó a 5 mil hectáreas.

Alexis Parreño, director del MAG en Cotopaxi, explicó que en la agricultura no ha habido un liderazgo productivo. Frente a eso la entidad trata de encaminar mediante las mesas técnicas de trabajo conformadas hace tres meses, a los actores de la industria para que sean ellos los que se puedan agrupar y plantear sus problemas y buscar soluciones.

“La gente no tiene conocimiento de ciertos factores que son determinantes en el manejo de la plaga”, expresó.  

El agricultor tradicional ha tenido que enfrentar daños como la polilla, la lancha y sabe cómo actuar, pero problemas como la punta morada, no.

Parreño, destacó que el mosquito se encuentra en el primer tercio bajo de la planta y en el envés de la hoja y el campesino fumigaba superficialmente y no donde tenía que hacerlo, una técnica de aplicación es de abajo hacia arriba, añadió.

Sin embargo, los agroquímicos empleados con el fin de mantener y conservar los cultivos, si no se acondicionan a ciertas características, simplemente el agricultor desperdiciará su dinero.

El Director del MAG, ejemplificó que es necesario tomar en cuenta el pH del líquido vital que se relaciona a la acidez, el agua de Cotopaxi tiene un rango de pH de 8 y los agroquímicos están hechos para funcionar en un pH de 5.5.  “La dureza del agua es la equivalencia a los minerales que existen dentro y hay que neutralizar para que puedan funcionar los mismos”, destacó.  

En cuanto al uso de la semilla indicó que debe ser sana “si no se comienza con una buena semilla o buen material genético las plantas fracasarán”. En la provincia existe cerca de 8 mil productores de papa

y con la punta morada han sido afectados hasta un 70%.

El precio lo marca la oferta y la demanda, el vendedor Juan Taipe, indicó que la lluvia también afecta y no hay como cavar y la lancha perjudica bastante a la producción, al mismo tiempo destacó que el precio elevado se mantiene desde hace más de seis meses.

En su puesto la papa chola está a 24 dólares y la locrera a 21 dólares.  “La gente consume de todo un poco”, expresó. Los agricultores dejan a los intermediarios a otro precio y para los vendedores ya fijan otro costo.  

El MAG trata de orientar la producción para que se establezcan precios racionales “por una falta de oferta hay escasez y la demanda se mantiene, lo ha hecho que suben los precios”, precisó Parreño.  (I)