Mi abuelita decía: “no te remuerde la conciencia?” cuando alguien cometía un acto reñido con la buena conducta; viene a mi memoria esta fustigante frase que buena parte de las abuelas antiguas manifestaba para reprender a los parientes infractores de las buenas costumbres.

Cuando los titulares del mundo entero -en días pasados- daban cuenta de las agresiones cometidas por una población enardecida pero al mismo tiempo equivocada en la hermana República de Chile, en contra de un grupo de migrantes venezolanos, sería oportuna la pregunta para el Presidente de Venezuela: “NO LE REMUERDE LA CONCIENCIA”, señor Maduro?. A mala hora está muerto su jefe, el comandante Chávez, porque la pregunta sería para los dos. La situación que viven millones de venezolanos en diferentes países a los cuales han emigrado, en busca de trabajo y futuro para sus familias es deprimente y desesperante y usted ¡NI PÍO!

A cambio, el presidente de Venezuela está como cotorra cada vez que puede, para culpar ‘al imperialismo’ de todo lo que le pasa a su país y emplea el tiempo para tratar de desmentir todos los males que día a día los comete en contra de su pueblo y a favor de sus aliados y familiares. Recuerden estos nombres: Francisco Flores de Freitas y  Efraín Antonio Campo Flores, sobrinos de la esposa de Maduro, la señora Cilia Flores, detenidos en Haití en 2015 por tratar de enviar a EE.UU. 800 kilos de cocaína, en el inicio de un plan de traficar 20 toneladas hacia USA, y que él dijo que era una injusta persecución a sus familiares en el afán de desprestigiar la revolución bolivariana. Hoy están juzgados con 18 años de prisión en Nueva York. Los dos sobrinos -al inicio de la audiencia de juzgamiento- pidieron perdón a sus esposas e hijos por haber cometido ese delito .

Afuera de los juzgados, estaban muchos venezolanos migrantes en EE.UU. pidiendo que la sentencia sea más severa, porque con la venia del presidente Maduro Venezuela ha sido convertida en un NARCO ESTADO, gritaban además que han destruído la economía de Venezuela y que por eso debieron abandonar su país.

Lo  que pasó en Chile de ninguna manera vamos a justificarlo, pero el desgobierno en Venezuela es extremo, las clases pobres están en la miseria y ahí están los resultados.