El chocho se exhibe en una feria de emprendedores, que fue organizada en años anteriores por el Consejo Provincial.  FOTO M.S. LA GACETA

El chocho con dulce, pone la diferencia a lo cotidiano y eso nace a través de un emprendimiento familiar en el barrio San Ignacio. Tiene como enfoque la revalorización de los recursos genéticos americanos y existe la convicción de recuperar los productos que poco a poco están desapareciendo por la falta de consumidores o por el desconocimiento de las ventajas que brindan, explicó Olmedo Iza, emprendedor.

Se trata de un producto nacional, que mediante un análisis bromatológico se ha identificado que tiene el 34% de proteínas, además calcio y hierro. Tratando de innovar y por medio de un proceso, se logra elaborar el chocho de dulce, con sabor a maracuyá, mora y limón.

La ósmosis, que es el movimiento, el paso o el flujo del  líquido a través de la  membrana, permite que este producto alimenticio tenga sabor y adicionalmente el dulce. En este caso, la miel de las frutas, durante un período determinado se absorbe en la pulpa, dando como resultado el chocho de dulce.

“No se pierde el valor nutricional, porque todo el sistema es igual que en la producción del chocho fresco. Lo que se hace es un proceso adicional, para incorporar los sabores” manifestó.

Antes, la planta de producción estaba ubicada en la parroquia de Tanicuchí, pero fueron víctimas de la delincuencia y decidieron movilizarse a otro espacio, que les permita comenzar de nuevo. Es por ello que se planificó hacer el lanzamiento del producto, entre la primera y segunda semana de este mes.

Según Iza, anteriormente tenían la capacidad de producir cinco quintales semanales y 20 mensuales, lo que daba aproximadamente 60 mil fundas y hoy su aspiración es duplicar esa cantidad.

Con este emprendimiento, lo que se ha hecho es poner énfasis para el consumo nacional ya que de acuerdo a un sondeo de mercado, se da cuenta de que existe  una demanda insatisfecha del chocho y que en la población rural hay una alta incidencia de desnutrición.

Pese a tener pedidos de España y Estados Unidos, no se envía a otros países porque consideran, que “exportar significaría privar a la población ecuatoriana, de tener un alimento con alto valor nutritivo”. El costo de los 30 gramos está a 0,50 centavos y se exhibirá en las tiendas Camary. Posteriormente se planifica que esté en las perchas del Supermaxi. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + catorce =