Transporte urbano de Latacunga. Foto: Archivo/La Gaceta

El 90% de los socios de la Cooperativa de Transporte Urbano Sultana del Cotopaxi, están atravesando momentos difíciles económicamente, muchos de ellos tienen préstamos en los bancos y viven del trabajo diario de los buses.

Jorge Pantusín, presidente de la Cooperativa de Transporte Urbano Sultana del Cotopaxi, en diálogo con este rotativo indicó que los dirigentes conjuntamente con cada uno de los socios están trabajando en las medidas de bioseguridad a ser aplicadas una vez que las autoridades decidan la apertura parcial de las actividades comerciales en la ciudad.

Los transportistas urbanos están esperando las disposiciones de los entes respectivos del GAD Municipal de Latacunga, mientras tanto, están preparándose para reintegrarse parcialmente al trabajo dentro del cantón, cuando las autoridades decidan el cambio del color de semáforo amarillo.

Entre las medidas a tomar por parte del transporte urbano de Latacunga, están preparando los trajes de bioseguridad, mascarillas, kit de desinfección para las personas, compra de los elementos para la desinfección de las unidades cada vuelta para ello contratará una persona para que realice dicho trabajo, de igual forma, transportan pasajeros solo sentados, quienes deberán llevar consigo la mascarilla, guantes.

El dirigente indicó que las nuevas medidas a ser consideradas en la movilidad de las unidades llevarán al descalabro económico de la transportación, recordó que cada unidad diariamente para movilizarse necesita de 60 dólares, 20 dólares para combustible, 25 dólares pago del chofer, 5 dólares para la comida y 10 dólares de aporte a la cooperativa.

En los actuales momentos los socios de la Cooperativa, los ayudantes y choferes de las unidades están atravesando momentos difíciles económicamente, considerando que viven del trabajo diario.

Y lo que se viene es más complicado, los socios han manifestado que ellos mismos saldrán a trabajar conduciendo las unidades, ocasionando que choferes y ayudantes que prestaban su servicio en las unidades se quedarán en la desocupación afectando a muchas familias.

Los socios que sacaron préstamos para la renovación de las unidades, están atravesando problemas para el pago de los créditos mensuales, por lo tanto, la situación económica del 90% de los socios es crítica porque viven del día a día, dijo Pantusín y apenas el 10% cuentan con otros negocios que les permite seguir viviendo.(I)