Comerciantes registran disminución en la venta de flores en finados.

Al no ser autorizada la apertura de cementerios en el feriado del 2 de noviembre afecta en la comercialización de flores.

Lo único que solicitan los comerciantes que están ubicados en la calle Belisario Quevedo es que se les cumpla el compromiso realizado que constaba en que las visitas al cementerio se iban a mantener por la puerta principal.

Sonia Quintanilla, propietaria de la floristería “El Trébol” mencionó que, la venta de arreglos florales ha disminuido notablemente ahora el consumo está en su 40% y en días festivos llega hasta un 60% en ventas y adquisiciones de mercado, a través de la pandemia la comercialización de este producto ha bajado debido a los eventos suspendidos, iglesias cerradas, entre otros.

El hecho de que se cierren los cementerios en el feriado, perjudica a la comercialización de arreglos florales, y a su vez visitas que se tenían previstas.

Los locales abrirán sus puertas a la atención al cliente con total normalidad los días de feriado establecido, respetando las normas de bioseguridad implementadas por el COE nacional, que consiste en el uso de mascarilla obligatorio, distanciamiento social entre consumidores y comerciantes.

Segundo Farinango, comerciante de flores, indicó que a raíz de la pandemia se han incrementado varias actividades y promociones que elevan el consumo de ventas, pero no se ha tenido una respuesta factible de parte del consumidor.

Estos locales brindan atención al cliente mediante servicio a domicilio, bajo pedidos mediante WhatsApp y otras redes sociales, se realizan arreglos a precios cómodos y a gusto del cliente. (I)