Botadero de basura ubicado en Pichul. Foto: W.C./La Gaceta

Hasta el primer trimestre del 2018, la empresa Epagal aspira terminar con el cierre técnico del botadero de basura de Pichul, que hasta la fecha tiene un avance del 70 por ciento. Terminado dicho trabajo, vendrá la conversión a relleno sanitario, por ello justifican el pago de uno y dos dólares que realiza la ciudadanía mensualmente, dineros que están siendo invertidos en el cierre técnico. La gerente  habló de que existen trabajos por cumplir, como la realización de un cerramiento para evitar la presencia de perros en el lugar.

Diana Cañar, gerente de Epagal, dijo que el hecho de que se visualice al botadero de basura de Latacunga ubicado en Pichul, como un problema, permite que la gente conozca que es necesaria una inversión  alta en el sector, por lo tanto, está más que justificada la tasa de uno y dos  dólares que paga la ciudadanía, destinados para la disposición final, pensando que  todos somos generadores de basura. Por lo tanto, somos responsables de la disposición final.

Sobre el reportaje difundido por un medio nacional, Cañar anotó que las imágenes no corresponden al botadero de Latacunga, primero porque en dicho sector no existen gallinazos, por lo tanto, calificó al reportaje como de mala fe. Frente a ello, invitó a los medios de comunicación a realizar un recorrido por el sector.

Comentó que el cierre técnico del botadero de Latacunga, tiene un avance del 70 por ciento, con el apoyo del GAD Municipal, producto de lo cual, están conformando el movimiento de tierras, haciendo taludes, además del cerramiento perimetral de toda el área con alambre de púas, como lo especifica el estudio; sin embargo, la Gerente habló de la necesidad de cerrar con otro tipo de material, que evite la presencia de perros en el sitio. La Gerente comentó, que está prevista la construcción de un cerramiento.

De igual forma en la parte occidental del botadero, está construida la celda de desechos hospitalarios provistos con geo membrana para la impermeabilización. A ello se suma el trabajo con las tres asociaciones de recicladores.

Cañar aseveró que solicitará al Municipio la transferencia del predio y que el mismo sea de absoluta responsabilidad de Epagal, además, habló de que el Gobierno realizó la transferencia del manejo de los desechos hospitalarios desde el 2010, pero no ha entregado los recursos económicos, al igual que el manejo de los desechos sólidos, razón por la cual, los trabajos correspondientes al cierre técnico del relleno, los están realizando con recursos provenientes del aporte de la ciudadanía.

Informó que según el estudio del cierre técnico del botadero, se contempla un presupuesto  de un millón 350 mil  dólares en el año 2015; sin embargo, el cierre del 70 por ciento lo han realizado  con una inversión mínima de 87 mil dólares.

Aclaró que la empresa, producto de la contribución de la ciudadanía de uno y dos dólares destinados para el cierre técnico del botadero, hasta la fecha ha recaudado cerca de 90 mil dólares.

Cañar señaló que la  aspiración de Epagal, es terminar con el cierre técnico del botadero de Pichul hasta el primer trimestre del 2018, luego iniciará la conversión a un relleno sanitario, dentro de lo cual están avanzadas las gestiones con el Ministerio del Ambiente. Comentó  que el lugar óptimo para el relleno sanitario, es el mismo sitio que actualmente está siendo utilizado para disposición, porque  a estas alturas, ningún barrio o parroquia aceptaría la ubicación de un relleno sanitario.

La empresa con el apoyo de maquinaria de la Dirección de Obras Públicas, realiza una compactación diaria de los desechos con tierra, para evitar la proliferación de olores y vectores, asimismo, dijo que la contaminación ambiental es mínima y que existe clasificación de desechos y vigilancia de ingreso de los mismos.(I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + once =