Los controles se ejecutaron en el sector rural.

Una de las fiestas clandestinas se registró en Saquisilí, donde a pesar de haber iniciado el toque de queda se realizaba una fiesta por un bautizo, la propietaria fue citada por el Comisario Nacional del cantón para ser sancionada.

Héctor González, gobernador de Cotopaxi, manifestó que para el control del toque de queda del fin de semana desplegaron alrededor de mil uniformados entre policías, militares, agentes de seguridad municipal, quienes realizaron un recorrido por diferentes lugares de la provincia.

“No existe conciencia ciudadana, hacen fiesta en medio del toque de queda, no existe espacio en los hospitales y los ciudadanos no hacen conciencia, creen que el Gobernador tiene una varita mágica para conseguir una cama UCI y existe un listado de 15 a 20 personas en lista de espera para cuidados intensivos”, aseveró. 

Indicó que por incumplir el toque de queda cuatro establecimientos fueron clausurados, se ubicaron 15 punto de control, 153 operativos se ejecutaron y seis personas fueron detenidas por violentar el toque de queda y cinco fiestas clandestinas fueron suspendidas.

Explicó que la gente no tiene miedo y por eso infringe pese a que existe una sanción de uno a tres años de prisión por incumplimiento de disposición de autoridad competente.

Están a la espera de ver los primeros resultados del confinamiento y eso lo analizaron con los primeros datos sobre los contagios, por lo que pide que se mantengan en sus hogares y respeten el toque de queda.

De lunes a jueves el toque de queda inicia a las 20:00 y finaliza a las 05:00 del siguiente día, mientras que el viernes inicia el toque de queda a las 20:00 y finaliza el lunes a las 05:00. (I)