Comparto mi opinión sobre  dos innovaciones que las considero importantes efectuadas a dos cuerpos legales en el mes de diciembre de 2020 pasado, en  que  se aprobó  la reforma al Código Orgánico de la Función Judicial (COFJ), que modificó a su vez el Código Orgánico General de Procesos (COGEP), en relación a la posibilidad de citar a un demandado en un correo electrónico, según lo previsto en el  Art. 55 del Código reformado.

En términos generales,  la citación es una diligencia por medio de la cual se hace saber a una persona el llamamiento hecho de orden del juez, para que comparezca en juicio o estar a derecho. Es el emplazamiento que en el juicio ejecutivo se hace al deudor previniéndole que se procederá a la venta de sus bienes embargados. En general, en los procedimientos civiles, penales, administrativos, laborales y sus incidencias se debe citar previamente  a las partes. (Guillermo  Cabanellas de las  Cuevas, Diccionario Jurídico Elemental 2008).

En la presente opinión hago referencia a los contratos en los cuales para  utilizar esta innovación procedimental, que permite solicitar se cite a una persona demandada en el correo electrónico señalado  en un contrato, siempre y cuando -en dicho instrumento legal- se haga constar en la cláusula especial relacionada a controversias y sea aceptada expresamente  por las partes contratantes, esto es, que admiten ser citados  al correo electrónico señalado formalmente en  dicha cláusula.

Lo señalado nos lleva a considerar la necesidad de rediseñar las cláusulas relacionadas al caso de surgir controversias en el cumplimiento de un contrato, tomando en consideración estas reformas, asesorando a los contratantes  de la  vigencia de esta innovación, que indudablemente revoluciona los procedimientos de sometimiento  en caso de controversias a la jurisdicción y competencia de los jueces y al señalamiento de  casillero judicial  y dirección domiciliaria, por un correo electrónico donde las partes aceptan expresamente ser citados  en caso de litigio. De otra parte, es obligación señalar que la aceptación expresa de la citación electrónica, a su vez, conlleva una grave responsabilidad, así deberá explicarse por parte de los asesores a sus clientes.

Estas reformas tratan de buscar solución a los graves problemas que se viven diariamente en la Función Judicial, no solo para los abogados en libre ejercicio sino también para aquellos que laboran en el sector público y privado, -esta reforma se la podría considerar positiva-, coadyuva directamente a tratar de remediar los problemas de recursos humanos y materiales que se tiene al momento en el actual sistema de citaciones en la Función Judicial.

Estas innovaciones tendrán que irse dando en la medida en que vaya entrando en plena vigencia la Ley de Comercio Electrónico  y Mensajes de Datos y otros cuerpos legales relacionados con el avance tecnológico-informático, que indudablemente revolucionará los procedimientos de los procesos a cargo de la Función Judicial. Pongamos atención por ejemplo a los servicios notariales en línea las 24 horas del día y vamos a descubrir que se pueden realizar desde donde te encuentres, y a través de tu PC, tableta o teléfono celular, con firma electrónica; la celebración de actos, contratos, protocolos notariales (Notaría Digital); pero también, en el ámbito de otras situaciones jurídicas y administrativas de las otras funciones del Estado. (O)