Es una bebida típica del Ecuador, se la toma por tradición el dos de noviembre por el Día de los Difuntos. Usualmente se acompaña con una guagua de pan; es decir un pan en forma de muñeca envuelta en una cobija, representando a los muertos amortajados.
Esta colada se remonta a la época pre-hispánica, se la hace a base de maíz morado, frutas y especias, obteniendo un líquido un poco espeso.
La bebida nació en la época del Incanato, con la ceremonia AYA MARCAY QUILLA, que significa ‘Mes de cargar a los muertos’.
Nuestros pueblos ancestrales relacionaban la cosecha y siembra como sinónimos de la VIDA y la MUERTE.
Después de ser colonizados por los españoles, la tradición fue adaptada por los mismos, quienes al traer el trigo lo pusieron como base para realizar las guaguas de pan, estas suplantaron las tortillas de zapallo que algunos indígenas comían por esta época.
Esta deliciosa bebida, como dije antes, se prepara con harina de maíz, otras personas lo hacen con maicena, frutas como la naranjilla, babaco, frutilla, piña, guayaba, mora, mortiño, que es un arándano silvestre de nuestro páramo andino, tiene variedad de hierbas aromáticas como clavo de olor, canela, ishpingo, pimienta dulce, hoja de naranja, hierba luisa, cedrón y para endulzar panela o azúcar.
Recuerdo mi niñez en casa de abuelos y tíos disfrutando de esta bebida altamente nutritiva y tradicional, haciendo también las guaguas a nuestro gusto y poniéndole nuestro toque.
Creo que el hacer la colada morada en casa es un momento de compartir en familia, y el hacer las guaguas de pan es un entretenimiento de grandes y pequeños.
Hoy en día si no puedes realizar esta bebida en casa tienes muchos lugares que se dedican a comercializarla. Y las guaguas de pan hay para escoger con rellenos de varios sabores, mora, manjar, chocolate, entre otros. Cada panadería tiene su especialidad.
Es importante dar a conocer a nuestros hijos de estas costumbres ecuatorianas que hacen de nuestro país un lugar en el que en cada época del año hay variedad de preparaciones dignas de ser probadas. Este potaje también se sirve y se prepara de diferentes formas en el Perú, Bolivia, sur de Colombia y Argentina con otras características.
En la ciudad de Quito el Municipio prepara festivales de la comida del Día de los Difuntos, y en los mercados se encuentra gran variedad de coladas. En el festival las ganadoras de los concursos dicen que el secreto son los productos frescos y que no falte ningún ingrediente, porque todos aportan al resultado final.
Sigamos cada año aportando a nuestra cultura y saboreando esta exquisita bebida, por supuesto acompañada con la mejor guagua de pan.(O)