Las mafias al ver que los gobiernos narco guerrilleros se acaban en el país, comienza el malestar, muchos hablan de que se está pagando a la gente para que impidan colocar los radares militares en Manabí. De otro lado, en las cárceles  se realizan requisas continuas, en las que se encuentran barbaridades, como construcciones hechas por los mismos reos para guardar droga y armamento, llega a tal puto la situación, que se ha encontrado hasta una piscina al interior de una penitenciaria; es decir, estas mafias estaban viviendo como reyes.

El cambio de gobierno está causando mucho malestar en este mundo de la droga y de las pandillas, se les está acabando el recreo, esto se puede notar en las tres acciones que han sido tomadas hasta el momento, en aproximadamente dos meses ya se notan los cambios.  

El pasado miércoles se hizo una requisa en el CPL-Cotopaxi, como resultado, los PPL quisieron amotinarse; sin embargo, parece que van perdiendo fuerza y ya no tienen los elementos para caotizar al centro, por otro lado parecería que se les está desarticulado con la reubicación penitenciaria de los cabecillas.

Sin duda que con Fausto Cobo al frente del SNAI las cosas están funcionado de distinta manera, tuvo que llegar una persona honesta y con conocimiento para inyectar patriotismo a este país, porque, para pelear con estas peligrosas mafias, se necesitan pantalones, pero sobre todo, amor a la Patria.