El pasar un tiempo a solas de vez en cuando nos permite reflexionar y hasta disfrutar de nuestra propia compañía, sin embargo, cuando la soledad se vuelve constante en nuestras vidas puede llegar a generar efectos negativos en nuestra salud y en especial en nuestra salud mental. El relacionarnos con otras personas es una necesidad humana básica, a pesar de que algunas personas requieran estar con otros en mayor o menor medida, la socialización nos ayuda en varias formas, entre las que destacan: 1) reducción de estrés; 2) prevención del deterioro cognitivo en adultos mayores; 3) mantener una red de personas que sirvan de apoyo en momentos difíciles de afrontar. En el artículo del día de hoy abordaré las consecuencias que tiene la soledad en la salud mental, así como ciertas sugerencias a seguir para aumentar el número y la calidad de relaciones significativas con otras personas. 

La soledad puede presentarse de diferentes maneras, las tres principales son: 1) no tener personas con las relaciones significativas debido al estrés, estilo de vida demasiado agitado, falta de tiempo, entre otras; 2) no tener las habilidades necesarias para entablar dichas relaciones; y 3) sentir soledad a pesar de estar rodeado de personas. Es importante reconocer que estas diferentes formas en las que la soledad se presenta, pueden experimentarse en un solo momento y al estar juntas la sensación de aislamiento puede hacerse cada vez más grande. En la actualidad se conoce que la soledad genera desesperación y pérdida de la esperanza, que al mantenerse en el tiempo y unirse con más factores pueden llevar a la persona a desarrollar ideas de hacerse daño y por último a tratar de quitarse la vida.

Cada persona experimenta la soledad de forma totalmente distinta, sin embargo, existen algunos signos para darse cuenta de que se está presentando soledad de forma crónica: 1) tener amigos y conocidos con los cuales es difícil hablar de temas “profundos”, abordando temas superficiales que no generan satisfacción ni permiten tener una mayor conexión; 2) sentirse aislado a pesar de encontrarse completamente rodeado de personas cómo en fiestas y en reuniones; 3) sentirse agotado y estresado después de haber tratado de socializar; 4) miedo a hablar con nuevas personas o de expresar emociones importantes por temor a no ser comprendido; 5) sensación de que ni amigos ni familiares pueden realmente entender cómo te sientes. 

La salud mental se ve seriamente afectada cuando la soledad se presenta de manera continua, por lo que es frecuente encontrar que personas que tienen pocas o nulas relaciones significativas tienen mayores niveles de ansiedad, depresión, estrés, perciben la vida de forma negativa, consumo excesivo de alcohol y drogas. A medida que las condiciones antes mencionadas se vuelven más graves, la sensación de aislamiento tiende a aumentar, provocando que el bienestar integral de la persona disminuya. Antes de que el problema se agrave es importante tomar medidas para prevenirlo, por lo que primero es necesario conocer que resulta valioso para nosotros mismos, no a todas las personas les gusta un determinado pasatiempo o tienen las mismos gustos, sin embargo, si conoces lo que es agradable para ti, puedes comenzar a elegir actividades que impliquen estar con otras personas y por ende sentirte acompañado, disminuyendo el riesgo de presentar enfermedades físicas y trastornos mentales.

En caso de que encontrar actividades valiosas para ti o comenzar con ellas resulte complicado, acudir donde un terapeuta es de gran ayuda para aprender nuevas habilidades, cambiar ciertos pensamientos y encontrar solución a los problemas. Las actividades que se realizan en terapia se programan de manera que resulten un reto que pueda ser cumplido, por lo que se busca tener pequeñas metas que a lo largo del tiempo permitan aumentar tu bienestar y en este caso específico disminuir la sensación de soledad. El contarle a un profesional de la salud mental lo que estás viviendo es el primer paso para poder tomar acciones que te permitan experimentar la vida de una manera distinta.