Recordamos cuando todavía los indígenas no administraban esta provincia, la gente de Cotopaxi en general se cansó de aquellas obritas que daba en aquel entonces el Consejo Provincial, canchita por aquí, casita comunitaria por allá, obras hechas únicamente, para que algunos politiqueros se mantengan en el poder y pare de contar; pero el cansancio nos llevó a buscar un candidato indígena, de los cuales lo más sobresaliente ha sido que llenaron varias instituciones de nepotismo, no podemos decir que no han hecho nada; pero lo que sí está claro, es que una vez que probaron el poder, ya no están dispuestos a dejarlo ir y es así que hoy en día, prácticamente se encuentran tres o cuatro candidaturas indígenas en disputa, una guerra de comunidades, que refleja la ambición de poder que existe detrás de todos esto, una vez que se saboreó el dulce néctar del mando, difícilmente se puede olvidar su cautivador aroma, esto sin duda está ocurriendo en nuestra provincia en la que a cualquier precio, de cualquier manera, pasando por encima de quien sea, pero se lanzan de candidatos, pase lo que pase.
No sabemos si tanta ambición estará produciendo el efecto contrario, al que llevó a los indígenas por primera vez al poder, no llamaría la atención que un citadino llegue a la prefectura, sin saber, ni a qué hora fue elegido.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × uno =