Cuando el programa de vacunación nacional avanza a ritmo positivo, se confirma la presencia de la variante Delta en territorio nacional. Los entendidos prenden las alarmas pues es conocido que la nueva cepa del coronavirus tiene mayor trasmisibilidad.

La emergencia sanitaria, lejos de controlarse presenta nuevos retos para las autoridades; acelerar el plan de vacunación es prioritario pues se ha comprobado que el sistema inmunitario humano no puede enfrentar a esta cepa sin la segunda dosis.

Paralelamente a esta realidad, las autoridades de control permanentemente dan cuenta de las fiestas clandestinas que se desarrollan en diferentes sectores. A una de estas reuniones asistieron más de 300 personas,  situación que va contra toda lógica.

Por eso el llamado permanente a la comunidad, mantener el distanciamiento y las medidas de bioseguridad es esencial para evitar nuevos confinamientos. La economía local no podrá resistir nuevas interrupciones. La reactivación económica dependerá de un retorno progresivo a la normalidad, la falta empleo destroza la vida de la miles de personas y esta situación debe superarse con la ayuda de todos quienes formamos parte del conglomerado social. (O)