Sí estimado ciudadano, ayudar a gobernar.  No es fácil para un Presidente entrante empezar a gobernar con múltiples problemas para resolver.

1.- Si queremos que la pandemia baje su ritmo de contagio y ante tantas variantes, tratemos de salir lo menos posible, solamente a lo indispensable y una persona por familia, como en un inicio.

2.- No dejemos la mascarilla por nada, y cambiémosla frecuentemente, el lavado de manos y el alcohol serán nuestros amigos por mucho tiempo.

3.- Tratemos de comer lo más sano posible y en casa, siempre lo preparado en nuestro hogar nos garantiza más higiene.

4.- Estemos atentos a cuándo les tocará la vacuna a los adultos mayores y personas de riesgo. Ya llegará el turno de cada uno, no perdamos la fe.

5.- Ejercicios dentro de casa, combinados con respiración son excelentes para mantenernos en forma y saludables.

6.- No permitamos llenarnos de pesimismo en estos momentos, al contrario, que el ánimo no decaiga y demos siempre una palabra de aliento a nuestros familiares y amigos.

7.- Seamos cautos al enviar noticias, pues no todas son veraces, siempre hay que fiarse de la fuente.

8.- Trabajemos desde cada hogar o punto de trabajo con responsabilidad, amabilidad y esfuerzo, cada uno desde la parte del país en el que se encuentre, tiene una misión y debe cumplirse de la mejor manera posible y sin darnos por vencidos.

9.- Ayudemos a que la basura de las casas y lugares de trabajo sea sacada bajo el estricto horario que pide cada municipio.

9.- Siempre es bueno colaborar con los más necesitados, seamos solidarios.

10.- Pongamos nuestra cuota de honestidad, puntualidad y cordialidad, el mandatario de turno estará agradecido siempre y podrá ser eficiente.

Todo lo que se proponga  en estos duros años que le tocará gobernar no será  imposible si todos nos damos una mano.

¡Sí se puede, Ecuador! (O)