El propósito es la unidad entre los comuneros, en esas festividades regresan los migrantes a su tierra natal.

En las comunidades aún se mantienen las costumbres y tradiciones en los festejos de la Navidad y el Año Viejo, donde lo principal es la unidad de los comuneros en cada una de las actividades que realizan.

En la comunidad de Yanaturo, los festejos de Año Viejo inician el 30 de diciembre, ahí se dan cita todos los comuneros y sus familias y los migrantes que por alguna razón salieron a otras ciudades.

Como parte de la organización la directiva de la comunidad realiza las Jochas a distintas personalidades, instituciones y organizaciones sociales, posteriormente designa responsabilidades en cada evento “para nosotros estas festividades son las más importantes” menciona Mario Ante, presidente de Yanaturo.

La parte más importante es el tradicional “Saque del Niño”, en el que se sacan a los niños de su casa y realizan un recorrido por la comunidad acompañados de disfrazados, grupos de danza, bailarines y bandas de pueblo, luego se dirigen a las casas de los dueños de los niños y cierran el día con la celebración de una eucaristía comunitaria.

Mientras que el 31 de diciembre, desde muy temprano el prioste entrega el monigote a los organizadores, los jochados entregan su ofrecimiento (bandas, comida, cerveza o grupos de danza, toros) durante la mañana, en la tarde realizan la tradicional corrida de toros, después el baile general, minutos antes de la quema del año viejo, empieza la lectura del tradicional testamento dirigido para toda la comunidad por familias.

A decir de Mario Ante, se ha buscado la participación de todos con el propósito de que las costumbres antiguas se mantengan y se celebre la llegada de un nuevo año en armonía familiar y comunitaria, entre los disfrazados se identifica a los niños y niñas que de a poco van asumiendo las características de los personajes. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 10 =