“Todos tenemos FUERZAS, lo que nos falta es VOLUNTAD”, ya tuvimos tiempo todo el 2020 y el 2021 para quejarnos día tras día, viendo como se contagiaban unos y otros se morían, sintiendo el alejamiento y la falta de trabajo para muchos. Así que este año que estamos comenzando como dicen los jóvenes: “a meterle ñeque”.  Es bueno refrescar la memoria. Veamos como deberíamos actuar:

–      Lo que ocurrió no va a durar todo el tiempo.

      –      Puntualicemos los errores que cometimos.

–      Reiteremos los hechos positivos con humildad y valor.

–      Los que trabajan  bajo dependencia pública o privada, hacer una valoración familiar de su presupuesto mensual, donde los egresos tendrán directa relación con los ingresos.

–      Las Familias con pequeños negocios  son los llamados urgentemente a

      organizarse bajo reglas prácticas, no caer en la ilusión, pero tampoco en el

       pesimismo. Aquellos que tienen años de experiencia saben de mejor

       manera como administrar utilidades y a veces pérdidas en sus ventas.

–      Los que deseen  empezar como emprendedores, hoy tienen la

oportunidad de seguir cursos rápidos y muy prácticos de emprendimientos. Actualmente es un error abrir un negocio sin tener los conocimientos, voluntad y disciplina, tres cosas tan urgentes y necesarias para el éxito.

–      Para los medianos,  grandes inversionistas y empresarios, las cosas se ponen más complicadas, ellos juegan un papel importante en la medición de los grandes rubros de empleo y desempleo, en los índices inflacionarios, en las aportaciones sociales (IESS). Ellos trasladan los costos a los consumidores.

–      La pandemia enseñó a todos, que los productos agropecuarios jugaron un papel fundamental en el día a día de las familias y se convirtieron en un sostén importante para la salud de la humanidad.  Para los administradores de los recursos del Estado; la atención al agro se vuelve algo imprescindible si se quiere tener a un País con bienestar y progreso.

En lo político a nivel nacional los días son muy obscuros, un Presidente sin mayoría legislativa y rodeado de funcionarios de los dos Regímenes anteriores  no tiene mayor margen para un futuro con orden y con espectativas favorables. 

En lo local  falta 16 meses y el votante debe serenarse  y analizar la clase  de autoridad  que se requiere  para  ver una Latacunga grande y para todos. (O)