Ya son años los que llevan varios barrios de esta pobre ciudad inundándose cada vez que llega esta época de lluvia, se habló de que se ha mejorado los recolectores en las partes altas de las lomas, que es de donde bajan estos aluviones; pero definitivamente el trabajo no ha sido completo, podemos decir que el tema ha disminuido; sin embargo, todavía siguen bajando grandes correntadas que inevitablemente afectan gravemente a barrios como los de San Felipe, San Carlos o Valle Hermoso, entre otros.
Como es normal en esta época lluviosa, caen estos grandes aluviones y al otro día, llegan los solazos que secan todo el lodazal que queda y lógicamente convierten a la vía en camino de segundo orden, el paso vehicular deja una polvareda enorme, que desemboca en graves congestiones respiratorias y alergias para los moradores de estos populosos sectores.
Como lo hemos podido observar en estos primeros días de lluvia, el trabajo no está bien hecho, el mismo requiere de manera inmediata de una revisión, recordemos que han habido fuertes aguaceros: pero no de la magnitud de los que se han presentado en esta época, que tienen mayor intensidad, los que sin duda causarán grandes estragos, que como lo hemos visto, ha disminuido su fuerza; pero no dejan de ser un problema grave para las ciudadelas afectadas, que son víctimas de estas avalanchas que al parecer no tienen solución, o las autoridades no están preparadas para solucionar estos eternos problemas.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − uno =