GAD Municipal de Pujilí

El concejal Cristian Chugchilán dio a conocer sobre las observaciones que ha realizado la Contraloría General del Estado, dirección provincial de Cotopaxi, sobre las inconsistencias en el proceso de compra de renuncias con indemnización y despido con nombramiento provisional; el edil señaló que este debe ser el único caso que tal vez exista a nivel nacional, que en solo cinco meses de gestión un Gobierno Autónomo Descentralizado sea observado por la Contraloría con un informe de inconsistencias.

Explicó que la Contraloría General estuvo realizando  en el GAD Municipal de Pujilí  el tema sobre el proceso de concursos de méritos y oposición, sin embargo, por los hechos que se han venido dando en el cantón  dijo que como concejal había solicitado  a la Contraloría que se revise este tema para saber cuál ha sido el proceso de la compra de renuncias, debido a que el rubro que se destinó para aquello no es un monto pequeño, sino más bien es un monto cercano al medio millón de dólares que se destinó del presupuesto  del año 2019.

Según explicó el concejal, entre las principales observaciones que hace la Contraloría  dice que todo este proceso no conto con un plan de talento humano, es decir no contaron con sustentos necesarios en el tema técnico, así mismo  manifiesta que los directores departamentales modificaron la estructura orgánica del GAD Municipal sin el debido conocimiento, ni mucho menos con la aprobación del Concejo; otro de los temas  manifiesta que todo este proceso fue  justificado por el alcalde diciendo que iba a ser un proceso de optimización de recursos, lo cual no sucedió; un ejemplo de ello es que donde antes  estaba un trabajador ahora están dos,  de acuerdo al informe de la Contraloría señala que no existió un proceso de optimización, más bien se ha incrementado   el personal y aquí menciona el dato de que la masa salarial -en comparación del año 2019 con relación al 2020- es del 10% aproximadamente, es decir  el incremento del gasto corriente se elevó  para el actual año a un 10%, rubros que hubiesen podido  ser destinados a obras o necesidades prioritarias del cantón.

Finalmente, el concejal explicó que dentro de estos procesos de compras de renuncias existieron  dos funcionarias que fueron separadas de sus cargos,  una de ellas  con una enfermedad catastrófica y la otra con nombramiento provisional, aun así cesaron en sus funciones, interpusieron una acción de protección y la ganaron, lo cual implica que el GAD Municipal tiene que reintegrarles  a sus sitios de trabajo y además tiene que cancelarles los sueldos de todos los meses anteriores y más beneficios de Ley; el edil enfatizó que esto  implica que el Gobierno Cantonal tendrá que hacer un egreso de fondos, lo cual implica un gran perjuicio para la Municipalidad. (I)