El centro de comercio reporta importantes pérdidas económicas para el cantón y se pretende impulsarlo con un nuevo giro de negocios

Con siete votos a favor y uno en contra, el Concejo Municipal de Salcedo aprobó en primer debate la “Ordenanza que Regula el Arrendamiento del Mercado Municipal La Tebaida”, debido a que este centro de comercio reporta importantes pérdidas económicas para el cantón y se pretende impulsarlo con un nuevo giro de negocios. 

El debate inició con la lectura del informe presentando por la Dirección de Servicios Públicos, en el que se detalló que del 2019 a 2020 el GAD Municipal tiene un déficit de 112 mil 136 dólares, debido a que es más el dinero que se invierte que el que se recupera. Entre los gastos que mensualmente se deben cubrir está el servicio de limpieza, guardianía, luz eléctrica, materiales de aseo y mantenimientos. 

Al momento en el lugar trabajan 16 personas, pese a que, según se detalló en el informe, se realizaron varias actividades con la intención de reactivarlo como: convenios con la cooperativa 9 de Octubre y la Empresa Eléctrica de Cotopaxi para el traslado de sus oficinas y la oferta de sus servicios en el sitio. 

También se motivó y apoyó la instalación de la primera feria de carros usados, el traslado de los comerciantes del mercado América y la feria de animales menores. A esto se suma la reducción de los cánones de arrendamiento para motivar la permanencia de los comerciantes. 

“Lamentablemente este mercado fue hecho sin un buen análisis, pues por su ubicación la gente no acude diciendo que queda lejos, no podemos permitir que siga reportando perdidas cuando tenemos la oportunidad de darle vida, atrayendo inversionistas y así finalmente dejemos de gastar y tengamos ingresos”, dijo el alcalde Willan Naranjo. 

Tras el debate se tomó votación,  la edil Mariana Espinosa argumentó que al no haberse hecho una sociabilización previa con la ciudadanía su voto era en contra. Estuvo previsto que el viernes 26 de febrero a las 10:00 se realice la sociabilización de la ordenanza para que los actores sociales puedan sugerir cambios. (I)