Con la vacunación de los ciudadanos va fluyendo el uso del transporte público a diferencia de los primeros meses del año donde vivían una angustia, en la actualidad pueden solventar los gastos operativos.

Fabián Sinchiguano, presidente de la Cooperativa Sultana del Cotopaxi, manifestó que  a diario ven que se van vacunando los ciudadanos lo que es un incentivo con lo que esperan que vaya mejorando en temas de trabajo.

Indicó que siguen trabajando con las medidas de bioseguridad como es la ubicación de bandejas de desinfección, distanciamiento social, uso de alcohol y gel, por la afluencia de un poco de ciudadanos que ocupa el bus deben reducir el tiempo en las frecuencias lo que hace que no tengan la afluencia de pasajeros, por lo que tratan de corregir los errores y no caer en llamado de atención por las autoridades.

Explicó que, en el tema de seguridad tienen cámaras de seguridad conectadas con el ECU-911 y tienen botones de pánico que en ocasiones han tenido que utilizar donde han verificado que la Policía Nacional es eficaz y eficiente en su labor, no en el momento oportuno pero sí a brindar la seguridad después de los hechos.

Agradeció al subcentro de Salud de Chantilin, lugar donde fueron vacunados los socios, conductores de la cooperativa incluso familiares, la próxima semana les aplicará la segunda dosis.   Existen casos en los que por problemas económicos los socios de la cooperativa han vendido sus unidades de transporte y los puestos para solventar las deudas y así evitar los embargos.