El asalto con armas de fuego a un convoy de 17 tanqueros que trasladaba combustible diésel desde Shushufindi hasta el bloque petrolero IT, dejando como saldo la muerte de un militar y siete heridos, causa conmoción entre los ecuatorianos.
El sargento José Chimarro, prestaba sus servicios en la Brigada de Fuerzas Espaciales Patria, oriundo de Cayambe, formó hogar con una latacungueña con quien tuvo dos hijos que hoy quedan en la orfandad, se estableció en la parroquia Aláquez, que hoy está de luto ante esta lamentable pérdida.
José Chimarro falleció en el servicio y cumplimiento de su deber y la provincia entera se une al dolor de su familia y clama justicia. Una muerte inexplicable y violenta que ha sido calificada desde el alto mando militar como un acto terrorista.
Este es un llamado de atención a los líderes de una movilización que se la puede calificar de todo menos de pacífica, sus acciones están alentando a que la delincuencia organizada pesque a río revuelto con el único objetivo de garantizar su impunidad. (O)