Ibeth Estupiñán, consejera del CPCCS habló mediante una rueda de prensa.

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social es la entidad garante de promover el derecho a la participación ciudadana y hacerlo mediante todos los mecanismos de participación que existan, explicó la consejera Ibeth Estupiñán. A la vez motivó a la población a ser veedores, observadores, miembros de un comité de usuarios o integrantes de una asamblea ciudadana cantonal.

El Consejo nace con la intención de promover mecanismo de defensa entre ellos están los comités de usuarios que debe ser integrado por cinco personas como mínimo y son mecanismos que permite que la ciudadanía esté cerca de una casa de salud y a la vez, esté vigilante de que se cumpla con el servicio, indicó la consejera.

Ante esto Estupiñán invitó a los ciudadanos a que cuando existan ciertos inconvenientes se activen con acciones mientras que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social orienta con capacitación, asesoría y les presenta de manera oficial ante las autoridades para que le den las facilidades en relación a la investigación.

Al mismo tiempo, consideró que denunciar actos de corrupción es la tarea de todos los ecuatorianos y aseguró que no es necesario tener un título profesional para ser veedores, observadores, miembros de un comité usuarios o integrantes de una asamblea ciudadana cantonal. También habló de que hay ciertos actores políticos que pretende eliminar una institución que promueve un derecho, así como también la Asamblea que intenta restarle funciones a dicha entidad en relación a la designación de autoridades. “Es importante que cuestionemos los ciudadanos, porque cuando llegamos habitantes que no tenemos vinculación con la política y que somos independientes les preocupa”, expresó.

Esta entidad se creó mediante dos Asambleas Constituyentes: la una en el año de 1998 como Comisión de Control Cívico contra la Corrupción y la segunda en el 2008 que cambio de nombre a Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. A decir de la consejera esta sería la mejor vía para decidir el rumbo del CPCCS.

No obstante, dentro del presupuesto requieren de 13 millones 200 mil dólares, pero el año pasado les aprobaron 7 millones 700 mil dólares “significa que no tenemos dinero suficiente para poder pagar los servicios de: agua, luz y arriendo de las delegaciones provinciales, además de que, no tendríamos cómo cubrir el pago de los servidores que están en el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social”.

A pesar de recibir un sueldo 3600 dólares “teníamos sueldos como ministro en el 2018 pero esto fue reducido en el mismo año”, reveló.  Finalmente, ayer sesionaron en Cotopaxi y desde el 21 de noviembre del 2019 ejecutan los Plenos Itinerantes, una propuesta de Estupiñán que fue en el 2014 cuando fue técnica y ahora como consejera dijo que es necesario desarrollar esta actividad como mínimo dos en el mes en las diferentes ciudades. (I)