Trabajos iniciales del Danzante. FOTO J.P. LA GACETA

Uno de los proyectos más ambiciosos de la administración saliente de Fernando Matute en Pujilí fue la construcción de un Danzante de 40 metros que ya está ejecutándose.

Desde hace un mes se inició la construcción del Danzante más grande del mundo en Pujilí, estará ubicado en el cerro Sinchaguasín, medirá 40 metros de altura y cumplirá la función de fortalecer el turismo; está presupuestado en 200 mil dólares, estará listo en aproximadamente tres meses.

La estructura será metálica, trabajada en un material que resistirá el intenso sol y lluvia, actualmente concluye con un avance del 10%. Una vez concluido el Danzante podrá ser observado desde la entrada al cantón.

Fernando Matute, alcalde saliente de Pujilí, comentó que el Danzante complementará los sitios turísticos como el Niño de Isinche, artesanías de La Victoria, la laguna de Quilotoa, “armaremos paquetes turísticos para que los visitantes conozcan todas las parroquias”.

El Alcalde saliente aclaró que la construcción del danzante más grande del mundo no estuvo dentro de su plan de campaña; fue una idea que nació en el transcurso de su administración. Explicó que no se ejecutó con la rapidez que hubiera deseado por problemas en la contratación de los constructores y detalles de obras.

Considera que cuando ya esté listo el Danzante más grande del mundo será un ícono arquitectónico, no solo de Pujilí sino de la provincia; con ello despertarán el interés de propios y extraños en conocer más de la cultura del “Emporio Musical”.

Matute espera que la administración de Luis Ugsha realice las obras complementarias como las vías de acceso al Danzante, adecentar el mirador, cafeterías, ventas de artesanías, presentación de grupos de baile, guianza turística, movilización, entre otros.

El cerro Sinchaguasín

Es una elevación está ubicada a 2943 metros sobre el nivel del mar y consta de 600 gradas por las cuales se asciende al mirador en lo alto de la montaña desde donde se puede apreciar en su totalidad la belleza de Pujilí.  

El sitio es una opción recreativa para quienes gustan del deporte. Las gradas poseen colores vivos que invitan a relajar el cuerpo y la mente. Durante la subida el visitante conocerá los detalles colocados a lo largo del trayecto como la pared de cemento en forma de rombo, más o menos de 20 metros, en la que se encuentra un mural con el escudo del cantón. Con letras grandes e imponentes aparece una leyenda que  reza: “Pujilí  os  saluda”  y  la  fecha  de cantonización,  octubre  14  de  1852,  todo  el  contorno  de  la  figura  son  graderíos. (I)