Río Pumacunchi uno de los afluentes contaminados por la mano del hombre. FOTO M.S. LA GACETA

El proceso de contaminación en los ríos está en crecimiento y es un proceso que se mantiene, según los profesionales ambientales desde el sector rural comienza la contaminación porque los alcantarillados van directo a los afluentes, y en la parte urbana se intensifica el problema al haber mayor población e industrias.

Basura, animales muertos y diversos escombros son los principales contaminantes, pero lo que más afecta a los afluentes son las aguas residuales de las viviendas. De acuerdo al muestreo ambiental realizado en el agua el Colegio de Ingenieros Ambientales de Cotopaxi pudo conocer a través del plan de manejo ambiental los parámetros que determina ya sea visuales, físicos, químicos y biológicos los niveles de contaminación.

Diego Zambrano, presidente explicó que los ríos Aláquez, Pumacunchi, Yanayacu forman una microcuenta que son parte del río Cutuchi y los parámetros que se encuentran sobre los límites máximos permisibles son coliformes fecales, grasas y aceites, pero el problema aumenta con las lubrilavadoras algunas realizan las descargas de manera directa a los ríos además el más alarmante son los metales como el plomo y arsénico.

En Radio Latacunga, el docente Patricio Clavijo dijo que a través de la academia han podido desarrollar una investigación sobre la calidad de agua en los ríos. El Cutuchi, por ejemplo, utilizaron tres puntos de muestreo. Empezaron en las fuentes del volcán Cotopaxi, luego avanzaron por el sector de Lasso y finalmente a la altura del Seguro Social.

Al inicio la calidad del líquido fue aceptable, pero al momento que sigue el cauce donde la presencia de industrias hace que la contaminación crezca y aparezca sustancias como las bacterias coliformes que sobrepasan la norma de mil unidades; pero este problema se agudiza más en el sector del Seguro Social donde los niveles de contaminación son extremadamente altos, detalló.  

Zambrano, consideró que si las autoridades invierten en infraestructura y los alcantarillados sean conectados a sistemas de tratamientos para que luego de este tratamiento sean descargadas nuevamente a los recursos hídricos, lo que permitirá conservar el agua.  

No obstante, Clavijo manifestó que si la población no genera conciencia a futuro el Cutuchi podría ser un río muerto, es decir que el nivel de daño esta tan alto que no permitiría el crecimiento de organismos.

En el sector de Illuchi “de manera personal vi que el río por su movimiento tiene una capacidad de regeneración”. Esto al encontrar la prenadilla, una especie que está en peligro de extinción y que por la contaminación está siendo eliminada.

Según el profesional en el caso de haber un proceso de autorrecuperación especialmente donde existe mayor población se puede controlar.

El agua del río Cutuchi sirve para dos canales de riego: uno de ellos Latacunga- Salcedo-Ambato que riega cerca de 170 a 200 hectáreas de hortalizas y el agua al estar con metales pesados hace que sea residual lo que implica que ingrese a la planta y sea absorbido y se vaya acumulando a través de la raíz, tallo y hojas y al momento que el ser humano ingiere puede provocar afectación.

El docente citó a Solca entidad que determinó que hace 10 años atrás el incremento de cáncer en Tungurahua sobrepasaba el 50%.

Por ello es necesario generar educación ambiental, concienciación y capacitación que facilitará lograr dar el primer paso de recuperación. “Si las autoridades, la población no tomamos carta en el asunto el proceso contaminante será el que destruya el río y después el suelo y los procesos de producción serán alterados y directamente afecta al ser humano”.

El Presidente del Colegio de Ingenieros Ambientales, recalcó son un ente técnico y el objetivo es poder aportar al sector y en el caso de requerir por parte de las autoridades un criterio técnico “gustosos en aportar de manera gratuita”. Convencidos de que en es necesario de que exista un cambio por el bien de la colectividad. (I)