No se entiende el criterio de las autoridades, habiendo semáforos en algunos puntos de la urbe, cómo es que se monta hasta dos y tres semáforos más, dejando un ramillete de estos artefactos. 

Es irónico pensar que habiendo un terrible déficit de árboles en la ciudad, los mismos están siendo reemplazados por semáforos, tal vez los artífices de esta “gran obra” tienen gustos más egocéntricos, más metaleros o no sé qué, pero lo cierto es que nuestra ciudad hoy tiene una nueva cara.  

Parece mentira que durante muchos años se luchó porque aquella contaminación visual que, dejaban esos espaguetis de cables, se saquen para que se pueda apreciar la belleza de las casas del centro de la ciudad; pero irónicamente hoy esos detestables espaguetis, están siendo reemplazados por esa ramificación de semáforos, un asunto de un terrible mal gusto, que está atentando contra el patrimonio de la urbe.

Dónde está la Comisión de Centro Histórico, porque realmente es incomprensible que se haya permitido semejante atentado visual, no sabemos si los miembros de esta comisión fueron notificados de estos trabajos, o a su vez, si los mismos no han salido a las calles para darse una vuelta y ver el terrible atentado que se le está haciendo a la parte patrimonial de Latacunga. 

Vivimos en tierra de nadie, quién reclama por estos atropellos, toda la ciudadanía se queja de que este Concejo municipal, sólo sirven para calentar el puesto y nada más, al parecer muchos representantes de esta ciudad, están más preocupados de manejar sus intereses particulares, que velar y cuidar el patrimonio de una ciudad, desafortunadamente muy mal administrada. (O)