“Contrata a los mejores y déjalos hacer lo que saben hacer. Sino, contrata a los más baratos y que hagan lo que tú les dices”. Warren Buffet

Los trabajos en ciertos países suelen ser algo abrumantes para poder desarrollar sus tareas y los dueños suelen desgastar mucho tiempo y dinero en su capacitación. Hoy en día y con la pandemia el desempleo es un factor que ha puesto en declive las nuevas contrataciones en todos los sectores, pero no sin dejar a un lado las pésimas actitudes de los trabajadores.

El sector público está catalogado como una de las áreas más mal pagadas, además de tener la pésima atención al cliente y sobre todo un factor que muchos estudios señalan -tener una zona de confort-, lo que produce que sean las instituciones evaluadas entre las peores con credibilidad y las más tardías para resolver algo.

Los sectores privados son los que tienen una disruptiva, ya que son los que más aportan al sistema y los que menos factores de beneficios tienen. Muchos dirán que son acciones capitalistas y una que otra barbarie saldrá de su boca de la crítica…, pero hay que señalar que los emprendedores y empresarios son el porcentaje más alto a la función económica de cada zona.

Ahora bien ¿qué está pasando? Si bien es claro, el gobierno vive de una recaudación, pero si su sistema como hemos señalado arriba es de los peores, no esperes a que la gente innovadora y emprendedora esté feliz con las decisiones que se toman. De alguna manera muchos son afectados por personas que su cargo es pagado en su mayoría por los enormes trabajos que da el sector privado.

Por otro lado, la mano inteligente es un factor que hoy en día no se compromete y genera mucha pérdida. Las nuevas generaciones y las ya conformistas pueden hacer en los trabajos y la vida organizacional interna más tediosa y abrumadora para cualquier ambiente laboral. Es por eso que en esta nueva normalidad la gente no volverá a tener la misma paciencia y, sobre todo deberán tener nuevas capacitaciones. 

Estamos ante una gran crisis de desempleo, pero si no se mejora la atención al cliente, el compromiso laboral y las nuevas formas de convivencia, muchos emprendimientos no tardarán en volver a cerrar sus puertas otra vez. Esto haciendo un paréntesis claro, puede suceder igual cuando los políticos o pre candidatos contratan personas que no son aptas y así se hace la cadena de una desorganización y pésima calidad social.(O)