Los conductores de la cooperativa de taxis, tratan cada día de brindar el servicio de la mejor manera. FOTO M.S. LA GACETA

El martes 14 de noviembre, la Cooperativa de Taxis Vicente León No.1, cumplirá sus 57 años de servicio a la colectividad y lo festejarán en la ciudad de Baños, por lo que ese día no laborarán en Latacunga.

El 14 de noviembre de 1960, se fundó la Cooperativa de Taxis Vicente León  Nº.1, pionera en la ciudad de Latacunga. Su presidente Washington Mayo Iza, es parte de la institución alrededor de seis años, convirtiéndose en la nueva generación. El socio más antiguo tiene más de 18 años de servicio a la colectividad.

Este año celebran el quincuagésimo séptimo aniversario y lo harán con una misa de acción de gracias a la Virgen de Agua Santa en Baños, para que les brinde protección en las vías que a diario transitan, posteriormente, realizarán una mañana deportiva, por lo que dicho día no trabajarán en Latacunga.

Entre los propósitos de la entidad, está servir con gentileza y cordialidad a sus pasajeros, además, cada vez tratan de mejorar el parque automotor con unidades modernas y consideran que la capacitación a los choferes es primordial, para dar un buen trato a la ciudadanía.

Entre sus mayores problemas está que los pasajeros no pagan lo que marca el taxímetro, sin embargo, dijo que seguirán en la “lucha” por ver que la Cooperativa cada día sea mejor.

Anteriormente eran 17 socios, pero con el paso del tiempo se incrementó a 25, explicó Marco Almeida,  socio, quien indicó que hay la creación de nuevas cooperativas y eso ha hecho que haya mucha competencia. Sin embargo, están situados en un sector donde se concentran el sistema financiero  y otras instituciones, lo que ha hecho que les ayude en su trabajo.

Quienes están dedicados a esta tarea, a diario deben vivir el trajín de los vehículos, la congestión e incluso la “imprudencia” de muchos conductores, comentó Marco Almeida, no obstante, habló de que gracias a los estatutos de la Cooperativa de Taxis, el puesto puede pasar de generación en generación, dejándolo al primogénito. Almeida recibió el puesto de su padre, quien brindó el servicio por cerca de 50 años, convirtiéndose para él en una fuente de ingresos para su hogar.

Añadió  que la mayor parte de integrantes son nuevos, puesto que los antiguos ya se fueron a sus casas a descansar, porque ya cumplieron su ciclo. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − diez =