La Policía Nacional está efectuando operativos para erradicar la violencia y delincuencia en distintas zonas de la provincia de Cotopaxi.

La violencia intrafamiliar es un problema recurrente y por el cual se van a tomar acciones mediante capacitaciones y cercanía por parte de la policía comunitaria, ejecutando visitas como método de estrategia para las personas que han sido víctimas de violencia.

William Pozo, comandante de la zona 3 de la Policía Nacional, manifestó que se efectuó una reunión previa con los comandantes de las cuatro subzonas que conforman la zona tres. Además, se realizó un taller en donde se contó con la presencia de todos los jefes del distrito para hacer un análisis minucioso de cada subzona.

La zona tres se encuentra en reducción del 21% en el tema de la violencia criminal y en 33% respecto a la delincuencia, a nivel de la provincia de Cotopaxi se está analizando la disminución de los índices delictuales de violencia, sin embargo, existen otros tipos de problemas que deben ser atacados.

 “Queremos ver cómo va la evolución de las personas, porque aquella violencia es un ciclo y lo que queremos es cortarlo en un momento determinado”, afirmó.

Para los problemas interpersonales debido al consumo del alcohol y por el mal uso del espacio público, también se van a implementar nuevas acciones para que la policía en comunidad con las autoridades locales realice intervenciones en espacios públicos que son utilizados más por los jóvenes. También se realizarán intervenciones con inteligencia para ubicar a las personas que se dediquen al narcotráfico y un acercamiento con diferentes autoridades con la finalidad de disminuir el índice de accidentes viales que están en aumento.

La asignación de personal y el recurso logístico se han realizado de la mejor manera, lo que la policía va a intentar es aprovechar al máximo las capacidades institucionales para continuar sosteniendo el nivel de seguridad en nuestras provincias.

La Policía Nacional busca prevenir y cortar el circulo vicioso que existe dentro de los hogares, para ello la ciudadanía debe educarse, sobre todo las mujeres quienes deben perder el miedo y denunciar los actos de violencia. (I)