Los páramos son fuente importante de aporte del líquido vital (Foto archivo).

La Senagua plantea el Plan nacional de la protección de las fuentes de recarga hídrica, debido a la disminución del 30% del caudal de agua. Para esto, se convocará a los diferentes niveles de gobierno de cada provincia y de acuerdo a sus competencias, aportarán para el cuidado de los páramos.

La Municipalidad de Ambato y la Secretaría del Agua (Senagua), han realizado el seguimiento respectivo a la reducción del volumen de agua y se obtiene que en los últimos años cinco años, se ha reducido el 30% del caudal.

Olmedo Iza, subsecretario zonal de la Senagua, indicó que de continuar en esta misma situación, después de 10 a 15 años la población podría quedarse sin agua. Por este hizo el llamado a  los pobladores, tanto del área rural  como urbana, a  cuidar los páramos. “Si no tenemos páramos o bosques nativos, prácticamente el líquido vital se escurre con facilidad en la superficie del suelo y va hacia los ríos y quebradas causando afectación”.

Recomendó hacer uso eficiente del agua, al momento en que llega a nuestras casas. Para dar una solución al problema, se organizan para el Plan nacional de la protección de las fuentes de recarga hídrica, todo desde la Demarcación Hidrográfica del Pastaza que sería la pionera.

Para esto se convocarán a los gobiernos municipales, parroquiales, provinciales, organizaciones comunitarias presididas por el Consejo de Cuenca Hidrográfica, a fin de que todos aporten de acuerdo a su competencia para la protección de los páramos, además, se busca el diálogo con  el Ministerio de Ganadería y Agricultura (MAG), para que no se entreguen los títulos de propiedad de los páramos y se mantengan de manera comunitaria a fin de poder protegerlos.

También se conversará con las organizaciones, para que en la parte baja se dediquen a la siembra de las plantas nativas, porque una de las causas de la reducción del volumen, es por el desbroce de los páramos y bosques nativos y el otro, es por el cambio climático que afecta a nivel mundial.

“En el momento en que plantamos un árbol, estamos poniendo una fábrica de oxígeno, que permite absorber los gases negativos y además,  captura los gases tóxicos y los convierte en oxígeno”, manifestó.

El enfoque es que se convierta en la columna vertebral del desarrollo de los seres humanos. Actualmente la institución  está trabajando en la metodología y esperan tenerla hasta diciembre y para el 2018, poder partir con las acciones concretas. “Nuestra intención es ir paralelamente levantando la información y haciendo labores concretas en la protección de los páramos, como fuente de recursos hídricos”, finalizó.(I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + ocho =