El Art. 372 de la Constitución de la República, señala: “Los fondos y reservas del seguro universal obligatorio serán propios y distintos de los del fisco, y servirán para cumplir de forma adecuada los fines de su creación y sus funciones. Ninguna institución del Estado podrá intervenir o disponer de sus fondos y reservas, ni menoscabar su patrimonio.

Los fondos previsionales públicos y sus inversiones se canalizaran a través de una institución financiera de propiedad del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social; su gestión se sujetara a los principios de seguridad, solvencia, eficiencia, rentabilidad y al control del órgano competente”.

Bajo la premisa de esta disposición constitucional  se creó el Banco del Instituto Ecuatoriano de  Seguridad Social (BIESS) y se le encargo el manejo justamente de las inversiones de los dineros de los afiliados y jubilados a fin de que con sus rendimientos se aseguren la entrega oportuna de prestaciones de carácter económico, como son las pensiones de jubilación, montepío y orfandad, buscando siempre seguridad en la inversión y el mayor rendimiento; adicionalmente y como inversiones de carácter social el BIESS entrega a sus afiliados y jubilados préstamos para vivienda (hipotecarios), quirografarios y prendarios (Montes de Piedad).

La Constitución de la República es la norma suprema y prevalece sobre cualquier otra del ordenamiento jurídico…La Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el Estado que reconozcan derechos más favorables a los contenidos en la Constitución, prevalecerán sobre cualquier otra norma jurídica o acto del poder público. 

La Seguridad Social es un Derecho Humano fundamental, constituye la base y el sustento de todo Estado moderno. El Art. 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos., dice: Toda persona, como miembro  de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social,…”. Por consiguiente,  la primera obligación del Presidente de la República, señalada expresamente en la Constitución de la República entre las atribuciones y deberes es: “cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes, los tratados internacionales y las demás normas jurídicas dentro del ámbito de su competencia, consecuentemente,  es deber primordial del Presidente de la República, respetar la autonomía del IESS y hacerla respetar con su ejemplo. Si la Carta Suprema de la República establece que la entidad rectora de la seguridad social (IESS), es una entidad autónoma y que sus dineros son distintos de los del fisco, es obligación del Ejecutivo respetar y hacer respetar esta autonomía y no como pasa -ahora mismo- violarla permanentemente. Siendo el BIESS un banco de propiedad  del IESS, obviamente debe gozar de estas mismas consideraciones constitucionales y legales. Dentro de los controles establecidos en el Ecuador por parte de la Superintendencia de Bancos y la Contraloría General del Estado. Quienes han llegado al Poder del Estado, se han valido para este fin de los organismos de control y de la legislatura buscando siempre tener la vigilancia de los dineros del IESS. 

Datos de prensa dan a conocer que la Superintendencia de Bancos organismo de control de las inversiones del IESS-BIESS, habría concluido un Examen Especial sobre el estado financiero del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, en este informe se establecerían resultados alarmantes  que van desde negocios fiduciarios fallidos y otros en proceso de liquidación  que llegarían hasta los 150 millones de dólares, así como un faltante de USD 24 millones. Se habla de una cartera  de más o menos  USD 455 millones en préstamos hipotecarios que no tienen respaldo documental. Existen más de 17.000 operaciones hipotecarias que no han sido coactivadas por falta de pago,  por un monto de USD 641 millones. Existe una cartera castigada sin previamente haber ejecutado acciones de cobro extrajudiciales que llegan a más o menos USD 100 millones. En cuanto a los créditos quirografarios y prendarios dice el mencionado informe el panorama tampoco es halagador, pues  se establece una falta de recuperación de USD. 83 millones por créditos quirografarios entregados   y no recuperados. El Banco de los afiliados activos y pasivos tiene que recuperar de la famosa empresa Seguros Sucre una suma de USD 37 millones  y además, le debe devolver al BIESS el valor de la prima de buena experiencia por cerca de USD 80 millones, En resumen,  dice la nota de referencia que estamos hablando de una suma cercana a USD 1500 millones que están en verdadero riesgo. Un ejemplo más de cómo  se destruyen las instituciones de propiedad de los trabajadores, mientras tanto el Estado es cómplice de este descalabro, conjuntamente con los organismos de control -que anualmente le cuestan al IESS mucho dinero- se  suma el quemeimportismo de los gobiernos de turno y de funciones como la legislativa que no cumple  con su rol fiscalizador, todos ellos han permitido que el Estado se olvide  de pagarle al IESS  su abultada deuda, sin embargo se dan el lujo de exigirle eficacia y eficiencia…cosas de mi país. La gran verdad existe una grave crisis en el IESS-BIESS…ojo ecuatorianos.