¿Cuál es la fecha cívica de mayor trascendencia en Ecuador?

0
540

Las fechas cívicas son hitos históricos que se constituyen en referentes de transformación en la vida colectiva de los ecuatorianos. Varios de estos acontecimientos sirven para conmemoraciones y/o celebraciones a través de las cuales se busca reafirmar el civismo y la identidad. En nuestro país, la ligereza con la que han tratado este tema las autoridades nacionales y locales ha llevado a una lamentable pérdida colectiva de los valores históricos y patrióticos que deberían aportar estas efemérides.

Es así que estas fechas -con el pasar del tiempo- han sido vaciadas de contenido y convertidas en fechas de asueto y banal esparcimiento. El desconocimiento de los hechos que llevaron, en su tiempo, a gestas heroicas y posibilitaron la construcción de la Patria es parte de una sociedad que en diversas ocasiones reniega de su país, convirtiéndose en un admiradora acrítica de ajenos vínculos socio culturales.

Es por ello que incluso las programaciones oficiales privilegian el esparcimiento masivo con bailes y festivales, dejando los actos cívicos relegados a formales actos protocolarios de colocación de ofrendas florales o simplonas sesiones solemnes, donde incluso quien se encarga de realizar el discurso de orden -en la mayoría de casos- distorsiona la historia al tratar los hechos como una lección mal aprendida en la vida escolar. Incluso los desfiles cívicos, ahora, se los confunde con desfiles folclóricos, afectando la razón de ser de unos y  otros.

Tomando en consideración lo antes señalado, tiene sentido interrogarnos sobre ¿cuál es la fecha cívica de mayor trascendencia en Ecuador? Quizá, el 10 de agosto de 1809, conocido como el Primer Grito de Independencia, fecha que por muchos años fue usada para la posesión de los presidentes; o el 24 de mayo de 1822, en  que se dio la Batalla de Pichincha, donde supuestamente se selló la independencia de la corona española y que  es utilizada actualmente para posesionar a los presidentes del país; quizá, la cada vez más olvidada del 27 de febrero de 1829,  en que se libró la Batalla de Tarqui, épico combate entre fuerzas gran colombianas y fuerzas peruanas, que cubrió de gloria a la Patria y por ello fue reconocida oficialmente como el Día del Civismo, Día del Ejército Ecuatoriano, Día de la Unidad Nacional, Día del Héroe Nacional.  No podemos descartar los acontecimientos de 1830, tanto el 13 de mayo como el 23 de septiembre, que marcaron el nacimiento de la República del Ecuador.

En fin los ecuatorianos pareciera que estamos condenados al caos en el manejo histórico de nuestras fechas simbólicas, con un permanente y cada vez más acentuado desconocimiento de nuestras raíces identitarias. ¿Será necesario que -los ciudadanos- exijamos a las autoridades la formulación de un plan de desarrollo intercultural donde la promoción de las gestas heroicas haga que caminemos con orgullo al encuentro de una nación en ciernes que con urgencia necesita encontrar su madurez?