Espero que los compañeros profesores hayan pasado el anterior viernes 13 de abril, un día de recordación, respeto y alegría; la labor sacrificada que le toca realizar a quien se desempeña como tal, siempre será digna de reconocimiento y admiración por la ciudadanía.
Viene a la memoria… los mejores años de trabajo en bien de los demás; antes escoger esta carrera era una decisión casi cívica, era necesario una vocación total, nunca ha sido una profesión bien remunerada; asumirla era desplazarse a cualesquier lugar; con recursos fiados y quedarse por varios años en el lugar de nombramiento, para luego de hacer los méritos respectivos y cumplir reglamentariamente con el tiempo de servicio, merecerse un cambio que le acercaba a su lugar de residencia; muchas veces el maestro donde iba anclaba velas para siempre.
No son pocos los maestros, que utilizando positivamente sus atributos de líderes, llegaron a representar a esos pueblos, en la cultura, deporte, arte, política; no nacieron ahí, pero la hicieron suya la tierra a la que fueron a servirla.
Sólo para ilustrar la columna, respetuosamente voy a citar tres nombres: dos cotopaxenses que conozco y que gozo de su amistad y un pastuzo de San Gabriel, del cual tuve positivas referencias por su honradez y capacidad, ellos dejaron huellas además de las educativas, también en el desarrollo de los pueblos que representaron con capacidad y honestidad:
Jaime Navas Navas; salcedense, profesor primario en Aguarico, a los 22 años; allá, finalizando la década de los 50, llega a ser el primer Presidente de la Junta Municipal del nuevo Cantón Aguarico. Fausto Arroyo Caizapanta; pujilense, profesor secundario a sus 28 años, en el año 81 llega a ser el primer Alcalde del flamante Cantón Archidona. Servio Tulio Moreno Aldás, nacido en San Gabriel, supervisor en el Oriente, fue Diputado y Senador reelecto dos veces en cada dignidad por Morona Santiago, vivía en Nuevo Rocafuerte, donde crió a su familia.
El correato castró el liderazgo y la creatividad de los maestros; hoy los señores profesores, llegan a los 60 años y quieren jubilarse al otro día. Señor Presidente devuelva al maestro su independencia para pensar y actuar y verá que niños y jóvenes se alejarán de las drogas y amarán a sus familias y a su Patria. Usted es fruto de la dignidad y honradez de su padre, un maestro: Don Serbio Tulio Moreno Aldaz.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =