Adultos mayores dramatizando el Cuento de Blancanieves . FOTO M.S. LA GACETA

Nueve adultos mayores del asilo de ancianos “Instituto Estupiñán” personificaron el cuento de Blancanieves con la intención de demostrar que la edad no es un limitante para querer sonreír y demostrar sus aptitudes, esto está programado dentro de las actividades mensuales, además este año el hogar cumplirá 104 años de vida institucional.

Sor Mónica Güilcaso, directora informó que las actividades programadas, tienen el objetivo de que los abuelitos se distraigan y disfruten demostrando que la edad no es un limitante.

Todos los meses tienen eventos sociales y culturales además un paseo, la finalidad de que puedan compartir, reír, disfrutar y sobretodo hacer un trabajo en grupo, “para nosotros ellos son un ejemplo y nuestra idea es mantener su alegría y entusiasmo durante el tiempo que puedan estar con nosotros”, expresó.

Los trajes para los personajes los consiguieron a través de la señora Dora Bedón que les presta sin costo alguno. En el escenario los adultos mayores demostraron sus aptitudes con el teatro captando la atención de los asistentes, así como también sus aplausos.

Asilo de ancianos cumple un año más

Este 24 de enero la institución cumple 104 años de vida institucional y se programa hacer una misa de Acción de Gracias y un almuerzo con los beneficiarios de la apertura de la casa.

“Hacer una fiesta significa dinero y no estamos para ello, pero el mayor festejo es con la eucaristía para el agradecimiento a Dios por un año más de vida y expresar nuestra gratitud a los benefactores que ayudan a sostener el trabajo social”, señaló Sor Mónica.

Entre las mayores necesidades está el cambio de las tejas del techo porque al ser una vivienda antigua aparecieron goteras con la presencia de las lluvias.

A decir de la directora las tiras son las que están podridas y pide la colaboración de las autoridades para la reparación, el presupuesto es de 24 mil dólares y según dijo que la Compañía Repsol ayudará con el 40% de la cantidad, pero quedará una parte por cubrir.

No obstante Sor Mónica exteriorizó que no se ha hecho la gestión con las entidades correspondientes pero la semana que viene espera acudir a las instituciones para que les ayuden y apela a su generosidad ya que el cambio es urgente, el tumbado es de malla fundida y si se deja que se siga dañando con la lluvia puede caerse. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − cuatro =