Las cúpulas y los cupulines serán restaurados dentro de la primera fase de trabajos en el templo. FOTO M.S. LA GACETA

Feligreses y sacerdote continúan en el proyecto de restauración del Santuario Diocesano Mariano, basándose en el informe del Instituto Nacional de Patrimonio, que detalla que es un templo único y valioso pero que con el tiempo y descuido se está deteriorando. La intención es trabajar por etapas y la primera sería en las cúpulas y los cupulines. Su costo estaría cerca de los 50  mil dólares y piden a las autoridades municipales tiendan la mano, pensando en que este es un patrimonio cultural.  

El propósito de estos latacungueños que están al frente del proyecto, es que el templo pueda transcender como Santuario  Mariano Diocesano, ya que actualmente es conocido como la Iglesia de El Salto y que éste sea visitado a nivel  nacional e internacional, además, recobrar la historia, para que no se quede en el olvido, explicó Pablo Poveda, excatequista.

Por ello, pidieron el apoyo del Instituto Nacional  de Patrimonio Cultural, que fue quien hizo una inspección previa del espacio religioso, donde encontraron algunas falencias que se deben corregir dentro de la edificación.

Este trabajo implica muchos gastos y frente a la escasa participación de la ciudadanía y feligreses, se debe hacerlo por fases. En primer lugar estaría la reparación  de  las cúpulas y los cupulines  que están deteriorados, pues tienen agrietamientos y existe humedad. El costo estaría aproximadamente en 50 mil dólares.

Para esto acudieron a las autoridades municipales y concejales, para manifestar la necesidad de que exista el apoyo, ya que  se estima que el costo total de la obra bordee los 200 mil dólares. A decir de Poveda, la reparación podría durar quizás unos cuatro años.

“Es algo invaluable y  lastimosamente como feligreses y como ciudadanía, no lo conocíamos y eso hace que esté en el olvido y creo que es hora de empoderarse y empezar a valorar lo que tenemos”, expresó.

Según el museólogo Cristian Balseca, la Virgen es de las pocas pintadas en piedra con rasgos mestizos, atribuida a Pedro Bedón, sacerdote de la Escuela Quiteña.

El 21 de noviembre de 1988, como conclusión del Año Mariano, monseñor Mario Ruiz, obispo de Latacunga, decretó que este templo sea “Santuario Mariano Diocesano”, así se lo detalla en un cuadro que está ubicado al ingreso de la iglesia. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + doce =