Sobre el día internacional contra la corrupción, el que se encuentra penando como payaso sin circo dijo: “Uno de nuestros ejes fue la revolución ética…” Jajajaja, ¡qué cínico el tipo! “Cínico es un adjetivo aplicable a la persona que tiene una actitud irónica o sarcástica, propia de individuos que se interesan en disimular su descaro. La sonrisa cínica es muy característica de personas que sienten indiferencia o desprecio por la sociedad, que tienen un comportamiento displicente y capacidad para mentir descarada y desvergonzada”. Y sigue argumentado que “ya no existe corrupción institucionalizada en los órganos del Estado como Registro Civil, aduanas, telefonías, etc. ¿Recuerdan? Acabamos el reparto que había en la partidocracia”. Jajajaja, lo que eliminó fue la institucionalización, instituyendo la corrupción.
“No tengo oficina, ni asistentes -peor tiempo completo- en Bélgica”, refiriéndose a lo pronunciado por el señor Mangas, que el Loco que Odia tiene a disposición en Bélgica funcionarios (3) de la Cancillería en la Embajada de Bélgica a su disposición, sin contar con la guardia pretoriana que le hace los mandados (cómo disimula su descaro el caretuco).
A propósito de mangas, me reuní con mis colegas veterinarios para analizar el proceso de inseminación con la pistola cargada de semen que se le introduce a la vulva de la vaca cuando está en celos, el procedimiento se lleva a cabo encajando la pistola con esa mangas largototas que llegan hasta el fondo mismo de los pliegues de la vulva de la vaca. Y no sé por qué me acordé del tal señor Mangas que se colocó el guante en una mano y le insertó dentro del intestino rectal donde se fermenta la corrupción correísta, y con ayuda de un asistente bocón se difundió como picado de pulga a través de whatsaps los dedos con los que separó los pliegues de la vulva lo más que pudo removiendo la conciencia nacional, dejando al descubierto los atracos y atracadores de la década perdida, luego colocó la pistola con el semen de la duda al centro mismo de lo que significaba el diálogo, dando como resultado que era entre mudos, se les permitía hablar en las tertulias a los interfectos para que crean que les han creído, y nada más, -tratando de no contaminar lo poco que queda de la revolución-. Es importante recordar que la punta de salida de la funda debe mantenerse limpia y esto no tuvo precaución el señor Mangas en el momento de proceder con la inseminación de conciencia de los seguidores morenistas, cabreándose inclusive de ‘guan’ el bueno de Lenín, que le pidió la renuncia por su buen servicio a la Patria por los dichos que llegó hasta el cuello mismo del útero del Palacio de la Plaza Grande. En otras palabras, nos mandaron hasta el cogote con la manga de inseminación y puso el semen de la discordia al interior de los verdes, -lo que no pudo la oposición-, que debe estar agradecidísima con el señor Mangas.
Los otros inseminadores chimbos, cuyo profesor les dejó instrucciones claritas de seguir metiéndonos la manga cargada con el semen de las mejores carreteras, los mejores hospitales, los mejores patrulleros, -las mejores coimas-, que empujaron hasta el fondo para alargar las paredes de la vagina de la vaca lechera del erario nacional, y con pistola en mano ‘asaltaron’, perdón, insertaron directito el semen de la podredumbre en dirección de la columna y cabeza del Pólit, que inclinando un poco hacia arriba para evitar accidente en las cuentas se vendió al mejor postor, resultando favorecido Odebrecht, a la que tapó de angas y de remangas con auditorías chimbas, situando a los brasileños, al sobrino, tío y testaferros a buen recaudo. Mas -al pasar del tiempo- fue fácil conocer dónde está la ubicación de la punta del semen corrupto cuando tocó la mano de la justicia que se mueve de arriba hacia abajo de acuerdo a importes para dejar cubierta la vulva de algún beneficiario, y cuando la pistola con el semen del oportunismo correísta se le pone por la derecha ésta se adapta fácilmente cantándole al Che por la izquierda, tal cual es costumbre de ciertos dirigentes indígenas en el momento de ubicarse en la función pública (no importa el semen que les metan). Finalmente entra a la cérvix el semen de la corrupción donde se llevan el santo con toda la limosna para amamantar las arcas de ese movimiento de a huevo que ha caído en desgracia por decir que son la revolución ética.
‘Aura cuidaranse’, porque andan inseminando al que se asome con esas mangas del señor Mangas, principalmente a los varones cuando están malitos de la próstata.

Hasta la próxima parada, donde me deje el Tren Bala(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 18 =