Tranquilo estimado lector, no haré alegoría a ningún hecho violento, ni a losucedido en el último Paro Nacional, ni al nivel de inseguridad que cunde ennuestras calles a diario, sino a los rumores que rodean la actividad política decara a las elecciones del 2023, donde desde ya los postulantes se lanzan entreellos dardos fuertes aún sin haberse inscrito, las rupturas con “los partidos detoda la vida” son más evidentes y el nerviosismo cunde por doquier en cada unade las Directivas que deben inscribir candidatos.

       Y para hacerlo quiero utilizar el recuerdo de aquellas pistolas de balines quecomprábamos en la época escolar durante los finados, esas que nos hacían jugar apolicías y ladrones o nos ayudaban a imaginarnos que éramos agentes secretos ofrancotiradores expertos; esas pistolas de balines sonaban mucho y dañabanpoco, más o menos como la estrategia de varios “ungidos” que desean gobernarnuestras ciudades y provincias.

       Por otro lado están los perdigones, estos sí dañinos pero no mortales, que sedisparan desde armas más o menos sofisticadas y que detienen el avance de susvíctimas, algo así como los anuncios “casi oficiales” de los partidos antes de lasprimarias ordenadas por la ley.

       Finalmente aquellas balas de diverso calibre, que no solo dañan sino quematan, que perforan órganos y traen consecuencias irremediables, eso que nospasará desde la segunda semana de agosto cuando se proclamen “tras procesosdemocráticos” a los postulantes de cada tienda política y se suelten al ruedo aintentar ganar el voto popular.

       ¿Por qué balines, perdigones y balas? Sencillo, porque son la mejor forma de    ejemplificar los discursos y aspiraciones individuales que hemos oído en estosdías y además son un proceso premeditado de la consultoría política para irmidiendo el impacto de cada candidato, veamos:

       ¿Se ha dado cuenta que ahora las copas deportivas se han multiplicado y quecada una de ellas lleva el nombre de un precandidato? ¿O que en los desfiles delos barrios y parroquias “justo” los priostes son esos mismos nombres? ¿O quizáque la frase más escuchada es “si el pueblo y mi partido lo piden” yo seré elcandidato? Pues esos son los balines que los “vaqueros políticos” andan lanzandopara sondear el ruido que hacen (como aquella pistolas en la escuela), dar unoque otro susto y evaluar sus posibilidades, consejo gratis de consultor “no pormucho estar se va a ganar, porque puedes llegar a cansar”, me salió en verso ysin mucho esfuerzo.

       Estas tres semanas que vienen serán en cambio las de perdigones, ya lospartidos empezarán a definir sus alianzas, incluirán en ellas los nombres de losbalines más sonoros e integrarán sus equipos con “mujeres y hombresrepresentativos de la ciudad y provincia”, con “jóvenes destacados, no solo por ladisposición legal sino porque creemos en la juventud” y también sus planes detrabajo “para cambiar el destino de esta ciudad que durante los últimos años hasido abandonada” o “para retomar el camino del progreso que teníamos cuandoyo era Alcalde o Prefecto”, esos perdigones están sometidos al control del CNEen cuanto a requisitos legales y podrán ser inscritos.

       Una vez inscritos “y en carrera” empezarán los balazos, esos que recordarán“es que en su gestión no hizo tal o cual cosa”, o “es que es muy joven para serAlcalde”, o “es que Latacunga nunca votará por una mujer” o el “ya deberíaretirarse y estar con los nietos” o el ya trillado y aburridor “es que no vive aquí”del que hablamos hace unas semanas, tal como en un combate, en la carreraelectoral no importa la cantidad de balas que gastes si no ganas, pues una solabala puede matar al contendiente y eso requiere “saber pegar el pepazo”.

       ¿A qué voy con todo esto? A que no se puede ganar una elección sinplanificarla, sin desarrollar una estrategia real, en donde los cantos de sirena nonos obnubilen y donde además se nos diga la verdad de cómo vamos y haciadónde caminamos y aquello tiene que venir de la mano de una correctaconsultoría política, con gente formada en ella, con preparación y conocimiento, tenerla puede resultar cara, no tenerla en cambio, sin duda acaba siendo muycostoso (aunque no tanto como los trofeos, las bandas, los ponchos, lossombreros, las camisetas y las guías de desfiles en las que andan derrochando), señores candidatos déjense guiar, la política cambió ¿por qué ustedes no?