Frente a los problemas  que el País está atravezando, el pueblo no cambia:  miles de personas dicen cómo cumplirá todo lo que ofreció? Los que sólo preguntan, se convierten en meros  espectadores; la mayoría dice: que resuelva él, para eso es Presidente, para eso lo elegimos, en este grupo  están los exigentes  y por último, una mínima parte dice: como puedo ayudar para que nuestro País salga adelante, son las personas reflexivas y participantes que por desgracia no son mayoría.

Despierta, no sueñes me dice un amigo de años. Para que el pueblo sea partícipe de las soluciones, debe cumplirse algunos factores:

Primero una educación no del concurso por ser el mejor alumn@, sino una educación de colaboración para encontrar la respuesta entre todos, pero de manera honesta.

Un ejemplo de trabajo planificado, pragmático, con una visión de futuro.

Una actitud de honradez, que fácilmente  se la  observe  y se la sienta, que sea una cultura de vida., por lo tanto que todas las generaciones la persistan.

Por ultimo la práctica de valores que trasciendan, no de manera personal sino colectiva. Donde el premio no sea individual, sino que la recompensa sea colectiva.

Entonces ese Presidente, ese Alcalde, ese Prefecto, ese Asambleísta, ese etc, etc todavía no nace; porque el brillo, el aplauso y la condecoración lo buscan a la vuelta de la esquina y como no tenemos esa educación, ese ejemplo, esa honradez y esos valores, seguimos empantanados en la pobreza.

Frente a esta realidad, aprendamos y practiquemos de las culturas orientales, esa frase que parecería individualista, pero no lo es: QUIERES QUE LOS DEMAS ESTEN BIEN? Entonces comienza POR TI. Es decir no seamos carga, seamos parte de la solución.

Tengamos memoria, que es el recordar las cosas que se han hecho bien, no importa si lo hizo el antecesor o el adversario, o conseguido por algún gobierno de otro país.

Practiquemos la prudencia y aplicación del sentido común para no desbaratar lo conseguido o destruir el presente; al Ecuador le pasa ésto cada cuatro años, se cambia de mandatario y se cambian los planes, los objetivos y vamos de tumbo en tumbo,  sin hacer  una verdadera evaluación de resultados. 

Seamos desafiantes para afrontar el futuro, sin emociones sino con planificación  responsable. Por último:

CUENTEN CON LOS QUE SABEN, EN EL ECUADOR Y EN LATACUNGA SI EXISTEN. (O)