En estos días que se vio las trágicas escenas del recibimiento de los cadáveres de los tres periodistas de diario El Comercio, queda como reflexión, el delicado problema en el que nos metió el gobierno anterior y la necesidad de corregir esta enfermedad, porque no se la puede llamar de otra manera.
La visita al país del segundo al mando de EEUU, y que claramente la que demuestra que existe una nueva relación positiva entre las dos naciones, debe servir de coyuntura para buscar la manera de reubicar la Base de Manta en nuestro territorio, un paso clave para derrotar a la narcoguerrilla que ha quitado la tranquilidad al Ecuador, pues se estaba cocinado tras vestidores una de las redes de narcotráfico más grandes del mundo y de paso estaban arrastrando a los ecuatorianos, a convertirse en consumidores.
A esto también sería bueno sumarle, un nuevo plan con el recién elegido presidente de Colombia, quien viene de la línea de Uribe, una tendencia que no soporta ni de lejos el tema guerrilla y narcotráfico y estaría dispuesto a hacer hasta lo imposible por combatir estos males, que al hacerlo junto al país, darían excelentes y definitivos resultados para erradicar esta enfermedad que ha sumido a la nación, no sólo en estos negocios ilícitos llenos de vicios, sino en el enquistamiento de enfermedades que se desarrollan alrededor de los mismos, como el crimen y la delincuencia organizada, que han hecho perder por completo la paz a la que estábamos acostumbrados, un terrible problema que gira también alrededor de los gobiernos de la región, los que están llenos de corrupción y mafias que mantiene a nuestros países sumidos en el tercermundismo, como lo hemos visto con intranquilidad en la última década.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 13 =