En el área energética lo ideal sería que el desarrollo sea sostenible, es decir que las necesidades del presente no comprometan de ninguna forma los recursos necesarios para que las generaciones futuras puedan satisfacer las suyas; creo que todos estamos completamente de acuerdo con esta afirmación porque es sensata y también responsable.

Sin embargo, deberíamos plantear la pregunta de si este principio se aplica complemente en la “actualidad” a la industria del petróleo. Parecería descabellado hacer tal suposición, pero la verdad es que el mundo está en un proceso de transición energética,  el panorama energético de aquí a 30 años plantea serios cambios, y el petróleo que actualmente se tiene deberá ser explotado y aprovechado por la presente generación, la posibilidad de que las nuevas matrices energéticas de aquí en el futuro próximo no tengan una componente mayoritaria fósil son muy reales, por esa razón, el principio de sostenibilidad al  menos en el petróleo deberá hacer ciertas excepciones o al menos modificaciones, de no ser así podríamos estar guardado un recurso que el día de mañana podría perder mucho de su valor, no estamos hablando de que esta industria terminará por falta de petróleo, estamos diciendo que el mundo actualmente ya tiene en marcha grades proyectos energéticos por los que incluso las grandes petroleras del mundo apuestan, pero si queremos creer que esta idea está muy lejana a nuestra realidad de país, miremos a Colombia, Ecopetrol ya creó su primera granja solar en 2018. Las energías renovables año a año ganan y se consolidan más como un nicho de mercado y con ella crecen los avances tecnológicos que logran un kilovatio hora generado a un costo cada vez más competitivo frente a las energías fósiles. Pero esto no queda ahí, porque todos sabemos que la petroquímica es una de las grandes consumidoras de hidrocarburos para crear miles de derivados, sin embargo, ya existen tecnologías para sustituir algunos derivados del petróleo; ahora se diseñan procesos más eficientes con menos consumo de energía y emisiones de CO2. La revista Science en un artículo de septiembre de 2019 indica los avances que se llevan a cabo para realizar procesos de obtención de derivados que antes tenían como materia prima el petróleo, el artículo recoge una frase para reflexionar dicha por el jefe de tecnología energética de Siemens, Maximillian Fleischer “Cambiar el elemento vital de la química industrial no ocurrirá en 1 o 2 años. La energía renovable es todavía demasiado escasa e intermitente por ahora, sin embargo, es una tendencia general que es aceptada por todos “.

Si nos ponemos a pensar en todos aquellos profesionales cero kilómetros que actualmente se están integrando a la industria del petróleo, ellos serán la generación que vea el ocaso de la misma. Este es simplemente un vistazo al futuro y debemos adaptarnos, en 2018 el mundo superó 1 Tera vatio de capacidad solar y eólica instalado a un costo aproximado de 2.3 billones de dólares, se espera que para 2050 exista de 30 a 70 Tera vatios, capacidad que según estudios cubriría la mayoría de la demanda energética mundial, en ese sentido debemos plantearnos la pregunta, ¿Para quién guardamos el petróleo? ¿Cuándo debemos maximizar la producción y explotar lo que tenemos?

Los futuros gobiernos deberán trazar una ruta ambiciosa que nos haga partícipes de las nuevas tecnologías, pero a la vez crear las políticas y estrategias para aprovechar lo que en la actualidad aún tiene valor y se puede explotar. (O)