El área petrolera estatal será delegada a privados, esta es una decisión acertada, luego de constatar las tremendas falencias y manoseo que ha existido en este sector, el mismo que en lugar de haber experimentado un avance, ha ido retrocediendo de manera absurda.

Recordemos que los días del oro negro se encuentran contados, y ante esta dura realidad, lo prudente es tratar de extraerlo de la manera más eficiente y rápida, se proyecta que, en quince o veinte años, el precio del mismo estaría de bajada, al punto que ya no será uno de los principales ingresos de país. La decisión de optimizar la extracción para poder aprovecharlo de la mejor manera es muy positiva y definitivamente con la complicada y desgastante burocracia que hay, resulta sencillamente imposible realizar un buen aprovechamiento de este recurso que en la actualidad tiene un fabuloso precio y a pesar de encontrarse hipotecado hasta el 2024 ó 2025 algo se podrá sacar de provecho, si se logra una renegociación de la deuda con China y otros países asiáticos, con los que Ecuador se encuentra empeñado,  por la famosa ro-volución ciudadana, que no encontró mejor manera de endeudase, por la desesperación que tenía, para tapar los in-tapables huecos, que dejó una corrupción nunca antes vista, vendiendo a los más oportunistas, los sueños y el progreso de los ecuatorianos.  (O)