Al parecer el Presidente de la República no está dispuesto a dar un paso atrás, mientras tanto los indígenas siguen subiendo a la capital en una cadena intermitente de camiones y camionetas que se dirigen a la gran protesta, el tema es que no se sabe qué va a pasar, pues Moreno ha decidido gobernar desde Guayaquil y las manifestaciones tendrán mayor fuerza en la capital.
Por otro lado, varios grupos de la ciudadanía quiteña anuncian que harán una contramarcha, se espera que no comience una guerra civil.
Es duro pensar que nos podemos agredir entre hermanos, mientras en nuestras espaldas siguen avivando a los diferentes sectores, gente claramente enviada directito por el loco del ático, que tras las redes es valientísimo e insulta a todo el mundo; pero no da la cara ni de chiste, porque sabe que si pisa este país le queman vivo.
Es hora de que se marquen diferencias para impedir la manipulación de quienes lo único que quieren es que se caotice por completo el país.(O)