Los recicladores en Latacunga son personas mal vistas por la ciudadanía, pues alegan que dañan los ecotachos por meterse a buscar botellas, cartones y todo artículo que sirva para el reciclaje. Las personas los juzgan, sin saber qué hay detrás de cada uno de ellos.

Antonio junto a su esposa y sus dos hijas, todos los días recorren las calles de la ciudad en busca de botellas o cartones, pues este es su único sustento económico. Muchos los critican por no conseguir un empleo, pero la crisis en la que se encuentra el país, no les ha permitido conseguirlo. Sus hijas tienen dos y seis años.

Ellas a pesar de su corta edad, ayudan a sus padres a recoger la mayor cantidad de botellas, dando como resultado que en la jornada, no consiguen un buen número de material reciclado y ese día apenas podrán comer.

Por un kilo de botellas, Antonio y su familia reciben 50 centavos, lo que significa alrededor de 15 botellas, una gran cantidad para tan poco dinero.

El reciclador con lágrimas en sus ojos, manifestó que espera encontrar un trabajo estable, para poder brindarles una buena educación a sus hijas, además, pide a la ciudadanía que no los discriminen, sino más bien que los ayuden. “No buscamos dañar la ciudad, simplemente queremos tener un pan en la mesa”. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =