Ayer viernes se conmemoró el día de la Seguridad Social en el Ecuador. En efecto, en 1928 con la decisión tomada en esa época de reformar el Estado, se crearon varias instituciones, bajo la tutela de la denominada Revolución Juliana, entre estas instituciones tenemos a la Contraloría General de la Nación , el Banco Central del Ecuador, la Superintendencia de Bancos, el Banco Hipotecario  y el actual Instituto Ecuatoriano de Seguridad  Social, que dicho sea tuvo desde su nacimiento una serie de denominaciones Caja de Pensiones, Caja del Seguro, Caja Nacional del Seguro Social, Instituto Nacional de Previsión  e Instituto Ecuatoriano de Seguridad Socia.

Correspondió al gobierno del Dr. Isidro Ayora,  hacer realidad el proyecto de reestructuración del Estado que había iniciado la Junta Militar Juliana, se creó el Banco Central del Ecuador, pese a la férrea oposición de la bancocracia de ese entonces, para este fin, llegó al Ecuador una misión técnica-especial conocida como la “Misión Kemmerer”. Si bien es cierto que esta misión técnica coadyuvó en la reinstitucionalización del Ecuador de los años 30, es importante contar también que intervino directamente en la política económica del país, asesoró para que se produzca una devaluación monetaria, se estimuló las importaciones rebajando aranceles aduaneros y se dice que inclusive se intentó asesorar la venta de las Islas Galápagos a los Estados Unidos de América, con el objetivo de “obtener” fondos que requería el fisco ecuatoriano. En cuanto sirve para el tema propuesto, señalaremos  que la Constituyente de 1928-1929  proclamo leyes importantes referentes al contrato individual de trabajo, la duración de la jornada de trabajo y descanso semanal, regulación del trabajo de mujeres y menores de edad, la protección de la maternidad, el desahucio    y sobre  accidentes de trabajo. Mencionamos con énfasis la promulgación de la Ley de Jubilación, Montepío Civil, Ahorro y Cooperativa, expedida por el gobierno del Presidente Isidro Ayora el 8 de marzo de 1928, publicada en Registro Oficial Nro. 591 de 13 del mismo mes y año. Por ello es que cada 13 de marzo conmemoramos un año más de vida de la seguridad social en el Ecuador. Esta Ley de jubilación, montepío civil, ahorro y cooperativa, tiene relación directa con la Ley  de jubilación del Magisterio expedida en 1923.

No hay duda de que el actual Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social es una de las instituciones de mayor trascendencia en el devenir histórico del Ecuador, muchos estudiosos del tema sostienen que el Ecuador de hoy, no sería remotamente lo que es- con todos los problemas socio-económicos, políticos-  si no hubiese existido la feliz iniciativa de crear una institución rectora de las políticas de seguridad social. Recordemos que durante más de nueve décadas  -de una u otra manera-, la seguridad social regentada por el actual IESS, no solo que en cumplimiento de la Constitución y la Ley ha protegido a los trabajadores y sus familias frente a los riegos de enfermedad, maternidad, invalidez, vejez, muerte, discapacidad, enfermedades profesionales y riesgos del trabajo, sino que, a no dudarlo ha sido el factor de equilibrio entre las necesidades sociales y el desarrollo económico del país.

Igualmente, creemos que es momento propicio para señalar conscientemente que en estos 92 años de vida del actual IESS, nos encontramos que continúan los graves problemas que en estos años no se han resuelto, -todo lo contrario han empeorado-, hacemos referencia a la injerencia directa del Poder Político, la falta de pago oportuno de las obligaciones estatales con el IESS, la toma de los dineros destinados a inversiones, el permanente irrespeto a la autonomía constitucional del ente gestor de la seguridad social, hechos que menoscaban la buena marcha institucional y desmejoran las prestaciones y los servicios que debe entregar el IESS a sus afiliados, jubilados y beneficiarios, de manera pronta, ágil y oportuna, situación que no está –lamentablemente- sucediendo.

No nos olvidemos que esta opinión por el día de la seguridad social en el Ecuador, va dirigida a quienes tienen la responsabilidad de administrar técnica y eficientemente los dineros de los afiliados y jubilados. La responsabilidad es de carácter tripartito, el Consejo Directivo, máximo órgano de gobierno del IESS, el mismo que está integrado por el Ejecutivo (que lo preside), por las Cámaras de la Producción y por los afiliados activos y pasivos, todos responsables por los éxitos y los fracasos de la institución rectora de la seguridad social en el Ecuador. La  conformación tripartita y el diálogo social pueden contribuir al desarrollo de sistemas eficaces  de seguridad social, bien adaptados a nuestra realidad. Hay que exigir a quienes aspiran llegar al Poder Político del Estado y a quienes aspiran a ser legisladores, que planteen su plan de gobierno y en proyectos legislativos en materia de seguridad social… el voto es la mejor herramienta en democracia, no lo sigan desperdiciando. (O)