Varias instituciones trabajaron para limpiar la ciudad.

La mañana del lunes 14 de octubre, se convocó a una ‘minga’ de limpieza; calles, parques y espacios públicos volvieron a la normalidad.

Tras el Paro Nacional que duró desde el jueves 3 hasta el domingo 13 de octubre, centenares de llantas se quemaron, tierra, palos, piedras, se usaron para tapar las vías; estos fueron retirados y Latacunga volvió a la normalidad.

Desde los miembros de las cooperativas de transporte urbano de la ciudad; Citubus y Sultana del Cotopaxi, Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional, Municipal, empleados de la Empresa Pública de Aseo y Gestión Ambiental (Epagal) realizaron la limpieza en distintos puntos.

Miriam Zapata, gerente de Epagal, dio a conocer que desde las 09:00 se inició la minga en el sector La Estación, en la Avenida Eloy Alfaro; ahí se limpiaron las riberas del río Cutuchi, debajo del puente 5 de Junio.

Se limpió la avenida Simón Rodríguez y 10 de Agosto en San Felipe, Maldonado Toledo, los alrededores de la Gobernación y del edificio del GAD Municipal.

Zapata indicó que se activaron las patrullas de limpieza, con un tanquero, una mini volqueta, hidro lavadora, y todo el personal operativo conformado por 20 personas, cuatro asociaciones de recolectores y los ciudadanos que se sumaron de modo independiente.

Por su parte, el Cuerpo de Bomberos de Latacunga y Lasso, estuvieron activos desde las 00:00 del lunes 14 de octubre, para limpiar el material pétreo que quedó tras la quema de llantas.

Javier Salazar, jefe de los “Casaca Roja” informó que la limpieza se realizó desde los sectores del centro y después en la periferia. Explicó que en sitios como la Avenida Marco Aurelio Subía y similares donde se quemó gran cantidad de llantas, fue difícil retirar todo el material, debido a ello las actividades de limpieza seguirán coordinándose hasta lograr que el material sea totalmente desalojado.

En los hogares

Desde las 06:00 centenares de personas se unieron a la minga en distintos sectores de la ciudad, para ayudar con la limpieza.

“Lo mejor que podemos hacer es dejar de quejarnos, como sociedad debemos arrimar el hombro, enfrentar la realidad y trabajar desde nuestros espacios para que todo vuelva a la normalidad”, aseguró María Alvear, quiteña residente en el barrio La Laguna. (I)