La falta de una Ordenanza actualizada es uno de los inconvenientes al momento de controlar las acometidas, desperdicio y consumo del agua potable.

Geovanny Cóndor director de la DIMAPAL, dio a conocer que uno de los problemas de la ciudad para controlar el uso y abuso del agua potable, es no tener una ordenanza actualizada hace 3 administraciones anteriores pese a que la ley establece que las Ordenanzas deben ser actualizadas cada dos años.

Una de las partes fundamentales que consta dentro del documento es el costo del agua potable, sin embargo, este tema es dejado de lado pues se convierte en político que muchas autoridades han dejado de lado.

Actualmente el valor de 20 metros cúbicos cuesta 1 dólar con 45 centavos, que en comparación de un botellón de agua el valor es menor, sin embargo, el costo de 5.45 se completa por pago de valores por operación, mantenimiento que se da dentro de la parte funcional del sistema.

Otro factor de control es la falta de medidores que en la ciudad sería de un 50 % en relación al número de viviendas existentes, Cóndor indicó que al inicio de la gestión se contaba con 20 mil medidores de agua, sin una Ordenanza se ha podido alcanzar los 23 mil medidores permitiendo un ingreso de 3 millones 250 dólares anuales aproximadamente, de incrementarse los medidores con la nueva actualización, se generaría más de 5 millones de dólares permitiendo a la Dirección de Agua Potable trabajar en obras como el cambio de tuberías que ya están obsoletas en la ciudad.

La DIMAPAL, se encuentra trabajando en una nueva ordenanza a través de la Dirección de Avalúos y Catastros, basada en la actualización catastral, esta permitirá identificar el número de viviendas y con ello se identificarán cuantos medidores hacen falta en la ciudad.se aspira que dentro de este documento se permita manejar adecuadamente el uso del agua, pues no existe un adecuado manejo ejemplo de ello es el incremento de lubri lavadoras que mantienen un medidor doméstico cuando deben utilizar un medidor industrial, a esto se suman las conexiones clandestinas que en ocasiones las viviendas tienen salida a 3 o más viviendas sin medidor.

Lastimosamente Agua Potable es la última rueda del coche manifestó pues, al aprobar una ciudadela primero se aprueban los documentos por Obras Públicas, Planificación, Comisaría de Construcción y al final se requiere el permiso de Agua Potable cuando debería ser al revés pues sin agua y alcantarillado no debería otorgarse estos permisos.