Ciudadano que recibe atención médica. FOTO R.R. LA GACETA

El Distrito de Salud realiza la calificación y entrega de carnés de discapacidad los días viernes, lo único que necesita es la cédula de ciudadanía y obtener el turno para la evaluación.

El Ministerio de Salud Pública, a través de los equipos integrales del Médico del Barrio y del equipo calificador de discapacidades en La Maná se ha encargado de identificar, evaluar y determinar el tipo de discapacidad de pacientes en cada una de las parroquias del cantón, para posteriormente gestionar las ayudas técnicas y poder distribuirlas de acuerdo a las necesidades de cada persona, las cuales incluyen sillas de ruedas, bastones, cojines y colchones antiescaras, andadores y pañales tanto para niños como para adultos que van en beneficio de las familias que tienen integrantes calificados con algún tipo de discapacidad.

Richard Beltrán, de 49 años, vive en el centro del cantón junto a su familia, tiene discapacidad física de 65%, considerada como grave, recibió una silla de ruedas y un colchón antiescaras, por parte del personal del Centro de Salud y del distrito. Expresó que hace varios años tuvo un accidente, posterior a él ya no pudo caminar, movilizarse por sus propios pies, tuvieron que comprar algunos equipos y ahora gracias a la ayuda de los doctores del Centro de Salud está recibiendo nuevas cosas y gratis; “hay que reconocer la gran ayuda del Ministerio de Salud para las personas que más necesitamos”.

Maoly Game, directora distrital, acompaña personalmente a las entregas de ayudas técnicas, que durante su gestión han sido seis sillas de ruedas, un colchón antiescaras y 20 bultos de pañales para adultos; recalcó el trabajo que lleva adelante esta cartera de Estado con la ciudadanía, resaltando la gratuidad y calidad en el servicio de salud, además que la atención que se brinda no distingue clases sociales o económicas, lo importante es el compromiso con la población, en este caso con las personas que sufren de alguna discapacidad.

“Sabemos que no es un solo caso, que hay mucho trabajo por hacer, pero poco a poco estamos llegando donde más nos necesitan, estamos siempre pendientes de nuestros pacientes, buscando mejorar su calidad de vida”, indicó Marco Villegas, médico calificador de discapacidades del Centro de Salud de La Maná. (I)