Los 35 profesionales estarán al servicio de los centros de salud de Pangua y La Maná entre médicos, enfermeras, odontólogos y obstetras.

El Ministerio de Salud Pública a través de la Dirección Distrital 05D03 Pangua-La Maná Salud, luego de haberse realizado el sorteo de plazas para los nuevos profesionales de la salud rural, del período enero – diciembre 2022, se sumaron a  esta cartera de estado 35 profesionales entre médicos, enfermeras, odontólogos y obstetras que laborarán en los 12 centros de salud de los cantones Pangua y La Maná, este contingente humano fortalecerá la atención en las distintas comunidades y recintos donde han sido asignados.

Los 35 profesionales cumplen con un período breve de inducción a cargo de los analistas y especialistas distritales, para actualizar conocimientos en los procesos de vigilancia epidemiológica, promoción, prevención de la salud e igualdad, provisión de servicios, planificación, estadística, esto con el afán de que cumplan a cabalidad con todas las normativas requeridas en la atención de los pacientes y en las actividades intra y extramurales del Ministerio de Salud Pública.

Los profesionales de salud rural se unen a los grupos EAIS (Equipos de Atención Integral de Salud) para fortalecer y garantizar la salud en los sectores alejados, durante un año comparten muchas experiencias, apoyan en el desarrollo de la localidad con la elaboración de planes locales de salud, la conformación de diferentes comités y clubs y son parte directa de la atención, rehabilitación y recuperación de pacientes vulnerables.

Cristhian Moreira, director Distrital de Salud en su intervención brindó la bienvenida correspondiente al nuevo equipo que se suma a las filas del MSP, mencionando, “es difícil llegar a un lugar nuevo y con diferentes costumbres, pero lo importante es que vienen hacer lo que les gusta, curar a las personas, velar por la salud de quien más lo necesita, y sobre todo fomentar la cultura de la prevención que indica el Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS) del Ministerio de Salud Pública”.

 Realizar actividades extramurales representa entablar una relación más afectiva entre el médico del barrio y el paciente, durante cada atención o consejería que se brinda en el hogar uno puede darse cuenta del dolor y necesidades del paciente, las visitas domiciliarias generan experiencias únicas, las distancias son grandes y el camino complejo, pero la satisfacción de ayudar a niños con desnutrición, gestantes de riesgo, adultos mayores que viven en condición de abandono, personas con discapacidad es invalorable.