Bebederos y comederos que serán ubicados en diferentes puntos de acuerdo al apoyo del GAD Municipal de Latacunga .

Un latacungueño radicado en New York, al ver cantidad de perros callejeros en la ciudad, promueve el programa “Prince de alimentación canina”, cuyo objetivo fue donar al Municipio bebederos y comederos para alimentar a dichos animales. 

La iniciativa nació tras observar que existe una falta de atención por parte de las autoridades y más aún el deterioro de conciencia de las personas que piensan que tener a una mascota es descuidarse y enviarla a la calle y que muchas de las veces debe sobrevivir buscando alimento en los basureros, fueron las palabras de Marco Rubio, impulsor de la iniciativa.

 “Prince” es el nombre de su perro y es considerado parte de su familia. Entonces al llegar a su ciudad y caminar por las calles decidió colocar recursos a través de su compañía Happy Land para motivar al resto de instituciones hacer algo. “Nuestra ciudad es maravillosa con mucha historia y realmente se merece un cambio”, expresó.  

No obstante, consideró que un animal se reproduce y sus propietarios no tienen control de eso, por lo tanto les envían a la calle sin esterilizarles, además de que las administraciones de turno no promulgaron un proyecto para sensibilizar tal situación. “Es muy triste ver tanto perro abandonado en la calle”, por ello que puso en manos del Municipio cinco comederos y bebederos, la entidad será la encargada de ubicarlos dentro de la urbe.  

Al mismo tiempo, la propuesta trata de que la gente también colabore y motivar a que reciclen las botellas y lo utilice para la comida de los perros ayudará dos veces: una alimentará y la otra ayudará al planeta, destacó. “Quienes hayan abandonado a su mascota, ahora es la oportunidad de reivindicarse”, pronunció.

Por el momento uno de los dispensadores está ubicado en los exteriores del Patronato Municipal, Rubio dijo que cuenta con el apoyo de Rafael Santacruz, Jefe de Cultura, Arte y Deporte del GAD Municipal, quien se ofreció a buscar el permiso respectivo para su instalación.

Pero solicitó a la colectividad: “si ve que es algo que está aportando a la ciudad, coopere no destruya porque solo así podremos hacer cambios”. Señaló que esto no es motivo para que sigan abandonando a los perros creyendo que otros ciudadanos lo están alimentando, sino más bien invitó que aquellos que están en la vía sean adoptados.

Ante esto exhortó al GAD Municipal de Latacunga crear ordenanzas municipales con la aplicación de multas, “porque cuando una persona es multada no vuelve a cometer el mismo error”. Consideró que si este pequeño paso que damos está siendo positivo deberían cooperar porque al final del día los créditos se llevarán las autoridades que están al frente.  

Finalmente, el latacungueño destacó que si se ve resultados no solo hará este aporte, sino que ayudará con más y está dispuesto a seguir donando recursos.  

Ayuda social

Este latacungueño motivado por la ayuda social también aportó con su granito de arena a las personas damnificadas del terremoto y en New York reunió cerca de 200 dispositivos de filtro de agua para purificar el líquido vital. (I)