La selección nacional de fútbol marco historia el domingo 20 de noviembre en el partido inaugural de la Copa del Mundo Qatar 2022, su triunfo sobre la selección anfitriona marcó un antes y un después sobre la perspectiva que se tenía sobre la TRI, a la que no le faltaron detractores.

Más allá de los comentarios que quedan para la anécdota, hay que decir que la actuación de la selección unió a 18 millones de ecuatorianos que vieron con verdadera pasión este partido,  que demostró que con un buen liderazgo los sueños quedan cortos y que se pueden alcanzar las metas más altas.

Después de meses en que los medios de comunicación han sido portadores de noticias nefastas, comenzando por la violencia carcelaria, la  pugna de poderes de las mafias del narcotráfico o la desastrosa actuación de la Asamblea Nacional, vivir este soplo de alegría que nos otorgó la joven selección no tiene precio. 

Los ecuatorianos debemos ver con optimismo a nuestro país, debemos concientizarnos que los buenos somos más y que si bien es cierto fuerzas oscuras quieren apoderarse de nuestro Ecuador, aquí estamos quienes amamos y respetamos a la Patria y esperamos que pueda liberarse de la opresión violenta que la encadena y atormenta. (O)