Como todos sabemos la vida de nuestros hijos se ha reducido a la pantalla de un computador, la tablet, o un celular, esto sin duda está causando graves estragos en infinidad de aspectos en niños, jóvenes y adultos.  

El otro día leíamos un artículo en el que hablaba un médico acerca de las lesiones corporales de los chicos, mucha afectación en la cervical, columna, otros hablan de disminución de la vista, dolor de cabeza, obesidad y un sinfín de males, que al final del día podrían ser mucho más peligrosos y dañinos, que el mismo Covid-19.  

Sin duda que las clases presenciales conllevan un gran riesgo, pero ante las grandes afectaciones que está ocasionando el confinamiento, habría que poner en la balanza y seguramente, las consecuencias son menores a las de la pandemia, ya todos sabemos sobre el uso de la mascarilla y la limpieza, con disciplina y normas claras, pensamos que las instituciones educativas deberían reiniciar sus clases. 

Este virus vino para quedarse y no podemos parar el mundo, tenemos que aprender a vivir con el mismo, con las respectivas medidas, porque seguramente será inevitable que algún día nos contagiemos todos. (O)